Skip to main content

Vitor Belfort sigue siendo un león

El
brasileño Vitor Belfort debutó
dentro del octágono el 7 de febrero de
1997
, más de 16 años después sigue teniendo las mismas ansias de victoria e
intentará dejarlo en claro derrotando en la pelea estelar del UFC on FX 8 al último campeón de peso
medio de Strikeforce Luke Rockhold.

Belfort
es uno de los guerreros más respetados de todos los tiempos. En épocas donde
valía todo
y las Artes Marciales Mixtas (MMA por sus siglas en inglés) eran
para pocos, él ya estaba en el octágono noqueando a cuanto gigante se le
pusiera delante. Muchos los recordarán por sus triunfos excelentes frente a
verdaderos gladiadores. ¿Cómo olvidar su frase al derrotar al mítico David
“Tank” Abbott? “El rey de la selva es el
león, no el elefante”
, había dicho aquella noche.

Si
bien durante mucho tiempo su carrera no encontró foco tras la trágica desaparición
de su hermana, poco a poco fue apareciendo la motivación necesaria para volver
a ser quien era. Peleó varios años en Japón y tuvo idas y vueltas con UFC.
Hasta que descubrió su nueva vida como peso medio.

El
límite de las 185 libras dejó en claro que Vitor podía pelear con cualquiera de
los peleadores de elite y derrotarlos sin problema alguno. Aunque su
reaparición dentro del octágono fue en un peso acordado de 195 libras, la
victoria ante Rich Franklin lo catapultó a pelear por el cinturón de la
categoría. Todos recordamos la patada frontal con la que Anderson Silva terminó
con sus sueños, pero él no se dio por vencido.

Destruyó
al japonés Yoshihiro Akiyama y al estadounidense Anthony Johnson para volver a
colocarse entre los candidatos al título. Sin embargo algo cambió sus planes. Jon
Jones no tenía rivales para exponer su cinturón por lesiones y cancelaciones.
Como se hacía en los viejos tiempos, Belfort se comunicó con los oficiales de
UFC y pidió esa oportunidad a pesar de que era una categoría por encima y se
sabía con pocas chances. Estuvo a segundos de sorprender al mundo con una
palanca de brazo en el primer asalto, pero todo se hizo cuesta arriba y cayó
con una americana en la cuarta vuelta.

Si
alguien había perdido el respeto por “El Fenómeno”, él se encargó de
recuperarlo al instante. Su retorno a los pesos medios fue con victoria por
nocaut ante el inglés Michael Bisping, quitándole la oportunidad de pelear por
el cinturón. Y ahora buscará una actuación de similares características ante el
talentoso Luke Rockhold.

“Creo
que será un buen combate, él es un gran peleador. Todos los brasileños que
vengan se irán satisfechos porque haremos una pelea emocionante”, dice Vitor.

El
león que sorprendió a todos a sus 19 años está más vivo y en mejor forma que
nunca. La combinación entre fuerza y velocidad sigue siendo una de las más
temibles de todos los tiempos y, probablemente, es la que más asusta en las 185
libras, incluso por encima de Anderson Silva. La capacidad de destrucción que
tiene Belfort en una sola mano la tienen muy pocos en el deporte.

¿Está
en el ocaso de su carrera? Probablemente. Vitor se está jugando las últimas
fichas para ver si puede volver a ser campeón de UFC, una derrota sería algo
casi irremediable y lo dejaría al borde del abismo. Pero un triunfo lo elevaría
nuevamente a la cima de la división. ¿Una revancha con Anderson por el título?
Difícil, pero nada imposible.