Skip to main content

Urijah Faber busca dejar huella en el UFC

No se dejen engañar por su cara de niño. Urijah Faber es
un luchador aguerrido y experimentado, capaz de absorber un tremendo castigo sin disminuir el frenético
ritmo que impone en cada combate.

El ¨Chico de California¨ ha sido parte fundamental en el
crecimiento de la ahora difunta World Extreme Cagefighting (WEC). Su legado en
la organización será recordado no sólo 
por su reinado en la categoría de las 145 lbs sino también por sus
tremendas guerras frente a Mike Brown o Jens Pulver. Nadie podrá poner en duda
su entrega y corazón. Faber ha llegado a luchar con sus dos manos rotas, utilizando codos en lugar
de puños. Estas son actuaciones que consagran a luchadores y la razón por la
cual sus fans lo admiran y respetan.

 

Urijah tendrá seguramente, una larga trayectoria en el UFC porque
entiende de qué se trata este deporte: además de ganar, lo importante es
entretener y brindarse al público, es
allí donde radica su popularidad. Para este talentoso luchador, las artes
marciales mixtas representan una forma particular de expresión: ¨Cada vez que
entro en la jaula, me gusta inventar nuevas técnicas. Mis movimientos favoritos
surgen en el momento¨.

 

Luego de 13 victorias
consecutivas en la categoría pluma, muchos llegaron a considerarlo el mejor
luchador peso por peso. El 5 de noviembre del 2008, Faber se enfrentaría a un
desconocido con una amplia trayectoria en el deporte: Mike Brown, quien expuso
ciertas debilidades en el juego de Urijah, demostrando que nadie es invencible.
La racha de victorias llegaba a su fin y el californiano experimentaba el
amargo sabor de la derrota. Como
buen competidor, volvió al gimnasio y buscó explicaciones al fracaso. Había
sido superado por un rival de mayor tamaño y potencia por lo que decidió
aumentar su masa muscular. En lo que a aspectos técnicos se refiere, Faber
cambiaría la forma de encarar sus próximos combates, optando por una estrategia
moderada, tratando de no quedar expuesto al contragolpe con maniobras demasiado
arriesgadas.

 

Urijah buscó la revancha
frente a Mike Brown en junio de 2009, perdiendo en decisión unánime luego de
los 5 rounds reglamentarios. Otra vez la suerte le jugó una mala pasada,
lesionando dos de sus manos en el transcurso de una pelea extraordinaria.

 

Recientemente, el californiano decidió buscar suerte en la
categoría de los pesos gallo. El cambio le sentó bien, obteniendo una
importantísima victoria frente al japonés Takeya Mizugaki.

 

El próximo sábado 19, Faber enfrentará un joven luchador que
también hará su debut en el octágono, Eddie Wineland. Oriundo de Highland,
Indiana, no es del todo desconocido por Faber ya que también ha luchado para la
WEC. Wineland arrastra una racha de cuatro victorias consecutivas y en sus
últimos dos combates ha sido galardonado por el nocaut de la noche. Eddie tratará de hacerse un nombre en el UFC a
costa del californiano. Urijah se muestra precavido pero optimista a la hora de
analizar sus posibilidades:

 

¨Eddie es un luchador extremadamente duro y no tiene nada que
perder. Creo que va a tirarme con artillería pesada. Dicho esto, creo que soy
un luchador más completo y esta es una pelea que debo ganar¨.