Skip to main content

Una nueva prueba para Erick Silva

Erick
Silva

ya es un asiduo a las carteleras del UFC en Río de Janeiro. Este Sábado en UFC
153
será su tercera presentación en tres ediciones, una asistencia perfecta.
Brasil nunca tuvo a un campeón en la división welter del UFC y Erick Silva
tienen sus ojos puestos en ese objetivo. 

Jon FitchJohn
Fitch

representa un salto en el nivel de competencia, un hombre curtido por la
experiencia de haber competido en el octágono en 16 ocasiones y disputado el
título en una oportunidad. ¿Podrá Fitch encontrar alguna grieta en la armadura
de la promesa más fuerte de las Artes Marciales Mixtas (MMA por sus siglas en
inglés) brasileñas?

John
Fitch ha sido el welter más dominante de la era moderna detrás de Georges St-Pierre y considerado por varios años como uno de los
mejores atletas libra por libra de MMA. Pero la seguidilla de lesiones y sus
últimas actuaciones deslucidas, lo han relegado en ese ranking. Fitch se
enfrentará a un representante de la nueva guardia, un striker explosivo y con
hambre, que ha finalizado a todos sus oponentes en el primer asalto (pese a ser
descalificado por un inexistente golpe en la nuca frente a Prater). 

Silva
chocará con un wrestler por segunda ocasión. En su exhibición frente a Charlie
Brenneman
, “Indio” mostró su buena defensa frente a los derribos y su
capacidad para ponerse de pie cuando fue derribado. Dicho esto, Fitch es un
wrestler de un nivel superior a Brenneman, conocido por su estilo aguerrido y
control absoluto en la lona. Si logra llevar al brasileño al suelo, tratará de
asegurar la posición con su estilo efectivo aunque tildado de “conservador” que
exaspera a muchos fanáticos. Rogério Camões, preparador físico de Silva, admite
haber instruido a su luchador específicamente para ese tipo de combate: “Para
mostrar bien la parte técnica, es necesario tener un buen acondicionamiento
físico. La última lucha fue contra un wrestler bien fuerte (Charlie Brenneman)
de características parecidas, lo que nos permite hacer sólo pequeños cambios de
cara a esta preparación. Lo que cambió un poco fue el trabajo técnico ya que
Fitch tiene un buen jiu-jitsu y le gusta ir hacia la espalda. Erick va a pelear
sin miedo a ser derribado. Si en algún momento cae, se va a levantar o usará su
jiu-jitsu”, explicaba Camões frente a la prensa local.

Ercik SilvaFitch
asegura haber encontrado algunas fisuras en el juego del brasileño que sacará a
la luz el 13 de octubre: “Creo que va a ser una pelea bastante rápida. Me
gustaría someter a Erick Silva, creo que puedo. Pienso que puedo exponer
algunas cosas que lo hacen vulnerable y así finalizarlo” explicaba Fitch.

El
oriundo de Fort Wayne, Indiana, tratará de llevar a Silva a aguas profundas,
proponiendo una guerra de atrición y
utilizando su grappling en todo
momento. De ninguna manera intercambiará golpes con un striker letal como
Silva. El miembro del American
Kickboxing Academy
(AKA) buscará el derribo desde el instante inicial,
utilizando el clinch para ese propósito. Si el combate se prolonga a un tercer
asalto, Fitch tiene grandes chances de llevarse el combate por ser un atleta
sumamente durable.

Una vez más seremos testigos del clásico encuentro
entre un striker y un grappler. Silva es un especialista en la lucha de pie
pero también sabe defenderse y finalizar en la lona como lo mostró con la
“sumisión de la noche” el 8 de junio: “Fitch tiene que hablar porque sabe que
intercambiar conmigo sería un suicidio para él. Brenneman también dijo que
quería llevarme a la lona y me finalizaría. Creo olvidan soy cinturón negro en
jiu-jitsu”, señalaba el representante del Team Nogueira.