Skip to main content

TUF: Una nueva puerta se abre

Por Emiliano Cándido - Brendan Schaub y Roy Nelson se enfrentarán el próximo sábado por la noche para determinar quién será el ganador de la décima temporada de The Ultimate Fighter. El combate co estelar de la velada verá a Jon Jones medirse con Matt Hamill. Además se dará el debut tan esperado de Kimbo Slice en el octágono.

Por Emiliano Cándido

Brendan Schaub y Roy Nelson se enfrentarán el próximo sábado por la noche para determinar quién será el ganador de la décima temporada de The Ultimate Fighter. El combate co estelar de la velada verá a Jon Jones medirse con Matt Hamill. Además se dará el debut tan esperado de Kimbo Slice en el octágono.

El camino que han recorrido ambos es igual de complicado. La estancia en el show televisivo siempre es difícil, pero la supieron superar con creces. De los 16 participantes que ingresaron sólo quedan ellos dos y determinarán quién es el nuevo Ultimate Fighter.

Brendan Schaub pondrá su invicto en juego cuando se vea las caras con el experimentado Roy Nelson en un combate que promete sacar chispas y ser muy entretenido por las cualidades tan diferentes de ambos contendientes.

Schaub (4-0) es un poderoso striker que tiene la capacidad de noquear a cualquier rival que se le ponga delante. El problema es su defensa de derribos y allí puede tener Nelson (14-4) la llave para conseguir la victoria ya que es un gran grappler.

A pesar de que todas las peleas comienzan de pie y allí se vislumbra la posibilidad de Brendan, su rival saldrá a acortar distancias para sacarle toda la ventaja que pueda tener en el intercambio. Una vez contra las rejas, Roy debería llevarlo al piso, controlar las acciones allí y atacarlo con cautela de no caer en una sumisión.

Si bien todo puede pasar en un combate, las chances son claras para los dos lados. Si la pelea se desarrollo de pie, el favorito es Schaub. Si el combate va al suelo el grappling de Nelson será fundamental y ahí es donde consigue grandes ventajas a su favor.

En la siempre atractiva división de semipesados, Jon Jones tendrá su prueba más dura cuando se mida con el talentoso wrestler Matt Hamill.

Jones (9-0) se ha hecho un nombre en la división de las 205 lbs. a fuerza de movimientos novedosos y comprometidos. Acciones en las que nadie se atreve a lanzar un golpe, él lo hace y ahí marca la diferencia. Giros con el puño, el codo, el talón, rodillazos voladores, todo forma parte de su repertorio y cualquiera puede noquear a su oponente.

Hamill (8-2) es completamente diferente. Tranquilo en sus movimientos y muy ortodoxo para concretarlos. Trabaja muy bien con su jab, lanza buenos directos y en su último combate mostró una nueva faceta: Sus patadas puede noquear a la gente, y si no habría que preguntarle a Mark Muñoz.

Con alguien como Jones en combate es muy complicado predecir qué puede pasar. Si bien Hamill tiene la experiencia necesaria para mantener una estrategia inteligente y precavida, cuando se decidan a intercambiar golpes todo puede pasar.

Quizás en el combate más esperado de la noche, Kevin “Kimbo Slice” Ferguson hará su debut en UFC cuando se mida con el golpeador Houston Alexander en una pelea de peso elegido en las 215 lbs.

Ferguson (3-1) se hizo conocido en el mundo de las MMA luego de ser una estrella en peleas callejeras publicadas en internet. Su poder de nocaut atrajo a muchos nuevos fanáticos al deporte e intentará seguir con su estilo cuando haga su primera presentación en UFC.

Pero para salir con su mano en alto tendrá que medirse con otro golpeador: Houston Alexander (9-4, 1 NC), quien tiene una mayor experiencia en el octágono. Con brutales triunfos sobre Keith Jardine y Alessio Sakara se hizo un nombre en los semipesados, pero poco a poco fue cayendo y ahora tiene 3 derrotas consecutivas en la empresa de Dana White.

¿La clave de la pelea? La gana el que conecte la primera buena seguidilla de golpes. Las manos de este tipo de competidores no la suelen aguantar ni ellos mismos y por eso, quien llegue primero, terminará siendo el ganador. Eso sí, Alexander tiene la ventaja de ser más activo con las patadas por lo que puede llegar a desgastar a un Kimbo que se muestra agotado por el corte de peso.

En acción de pesos livianos Frankie Edgar, que viene de conseguir la mejor victoria de su carrera ante Sean Sherk, se medirá con el invicto Matt Veach en lo que promete ser uno de los mejores combates de la noche.

Edgar (10-1) poco a poco se fue haciendo un nombre en UFC y, de conseguir un par de triunfos más, puede ponerse muy cerca de una posibilidad titular. A su estupendo wrestling con grandes defensas de sumisiones le ha sumado un gran striking que lo coloca entre los mejores de la división.

Veach (11-0) tiene una muy buena base de wrestling con la que suele llevar adelante sus combates. Pero no es ajeno a intercambiar golpes por lo que le puede plantear una interesante oposición a su encumbrado rival.

Retomando los combates entre participantes de TUF, Marcus Jones finalmente podrá poner sus manos encima de Matt Mitrione cuando se enfrenten en la primera pelea de la tarjeta televisada por Spike TV.

Jones (4-2) sorprendió a propios y extraños demostrando una calidad estupenda en el piso, cuando se pensaba que sólo salía a tirar golpes. Con esa calidad que tiene en el suelo puede someter a cualquiera, su versatilidad es sencillamente increíble.

Mitrione, que debuta como profesional, es un muy buen kick bóxer pero tiene varios problemas cuando las acciones van al piso ya que sólo se entrenó allí por poco tiempo. En el suelo estará la ventaja de Marcus que, de conseguir el derribo, puede someterlo con facilidad.

En las que quizás no sean televisadas habrá dos combates más entre participantes de TUF y tres que serán muy interesantes para ver como regresan varios peleadores.

Darrill Schoonover (10-0) querrá demostrar su versatilidad con el complicado James McSweeney (12-5). Darrill, conocido por sus muchos intercambios de opiniones con Quinton Jackson, es un peleador muy completo y muy hábil para someter rivales, allí deberá cuidarse McSweeney que, de mantenerse de pie, tendrá más posibilidades.

En la restante entre “Tuffers” el wrestling de Jon Madsen (3-0) buscará imponerse por sobre el muy buen BJJ de Justin Wren (10-1). Si la pelea se mantiene de pie, Wren parece más apto para llevarse la victoria. Pero la llave la tendrá Madsen ya que si consigue el derribo su calidad para mantenerse en posiciones ofensivas puede darle el triunfo.

En las 205 lbs. Brian Stann (7-2) le dará la bienvenida al debutante invicto Rodney Wallace (9-0). Si Stann logra mantenerse de pie puede conseguir el triunfo. Si a esto le sumamos la inteligencia de su campo de entrenamiento, Rodney Wallace la tiene muy complicada.

En los pesos welter, John Howard (12-4) será el rival escogido para el regreso del siempre complicado Dennis Hallman (64-12-2, 1 NC). Howard tiene un gran wrestling y Hallman un excelente grappling por lo que el entretenimiento está asegurado.

El combate que abrirá la velada será en los livianos. Mark Bocek (7-2) regresa de su lesión para medirse con el debutante Joe Brammer (7-0-1).

La pelea co estelar de la velada le dará una gran mano a un semipesado que busca llevar al techo de su rendimiento. En la tercera en importancia uno de los dos grandes noqueadores saldrá con su mano en alto. Pero lo importante de esta final es el choque de la pelea central.

En esta décima temporada de TUF se han visto grandes combates e historias de vida. Este sábado todo cerrará. El sueño de ser el próximo Matt Serra, Forrest Griffin o Rashad Evans, está latente en Roy Nelson y Brendan Schaub.

Esos tres, los únicos campeones de TUF que llegaron al cinturón de UFC, son el espejo de estos dos gigantes que buscan la gloria. Nelson es el favorito, pero a Schaub no le pesa llegar como la posible víctima.

Se pondrán los guantes y saldrán a demostrar quién es el mejor. Uno sólo podrá salir diciendo: “Yo soy el Ultimate Fighter”.