Skip to main content

Thiago Alves, entre la espada y la pared

Con dos derrotas en sus últimas apariciones dentro del octágono, el brasileño Thiago Alves enfrenta una situación delicada e inédita en sus más de cinco años de carrera en el UFC

.
Las lesiones y problemas de salud han sido un “karma” para el “Pitbull”, que desde octubre de 2008, ha peleado solamente en dos oportunidades.
Recordemos que el esperado choque frente a Jon Fitch tuvo que se reprogramado en dos ocasiones; en la primera de ellas debido a una lesión en su rodilla y meses más tarde a causa de una malformación en una arteria de su cerebro.
Gracias a los avances de la medicina, los médicos lograron corregir la malformación congénita con una cirugía no invasiva, que permitió que Thiago pudiese volver a la práctica del deporte profesional, sin secuela alguna, y en un tiempo relativamente corto. 
A lo largo de su carrera, la batalla más difícil que ha tenido que enfrentar el brasileño ha sido frente a la balanza. Alves ha padecido serias dificultades para dar el peso de los welter (170lbs) ya que su estructura corporal es demasiado robusta para la categoría (usualmente camina con un peso de alrededor de 205 lbs). Por sobrepasarse del límite de peso estipulado, Thiago ha tenido que resignar porciones importantes de su bolsa en más de una oportunidad.
Además, el hecho de tener que perder tanto peso los días previos al pesaje, provoca un desgaste físico y mental que tuvo un alto costo a la hora del combate.  Luego de la pelea frente a Jon Fitch, Dana White, presidente del UFC, se mostró escéptico sobre la continuidad de Alves en la división de los welter.
Aparentemente, el hecho de que el brasileño haya tomado conciencia del problema, contratando a un especialista de renombre en lo que es la nutrición deportiva como Mike Dolce, ha hecho que Dana revalúe su decisión y le otorgue una chance más en la división de las 170lbs.
El sábado por la noche, Alves enfrentará a John Howard, un rival sumamente peligroso por su gran poder de fuego. Con cinco peleas dentro del octágono, Howard lleva cosechados dos bonos: uno por la pelea de la noche en su debut frente a Chris Wilson y otro por el nocaut de la noche en marzo de este año. El oriundo de Boston, Massachussets es conciente de la peligrosidad del brasileño pero confía en sus posibilidades en la lucha de pie:
“Estoy muy entusiasmado con poder luchar de pie frente a Thiago. Me estoy preparando como para una lucha de esas características. Mis habilidades en la lucha son decentes, pero definitivamente ese no es mi plan de pelea. Thiago es un luchador que se basa en el Muay Thai y yo he estado practicando en esa disciplina. Ambos queremos una lucha de pie.”
Si Thiago Alves se presenta en óptimas condiciones físicas y en forma, es el claro favorito para llevarse el combate. Su trayectoria y victorias sobre rivales de nombre avalan este favoritismo. Pese a esto, no hay que descontar la “suerte del pegador” que posee Howard. La cena está servida y los comensales más que preparados.  Sólo resta saber quién le pondrá la frutilla al postre.