Skip to main content
/themes/custom/ufc/assets/img/default-hero.jpg

Silva es invencible

El brasileño Anderson Silva venció por sumisión a los 3:10 del quinto asalto a Chael Sonnen y retuvo el cinturón de campeón de los pesos medios en la pelea más difícil de su carrera. Silva había perdido todas las vueltas anteriores pero se repuso y demostró por qué tiene ese cinturón. También ganaron Jon Fitch y Junior Dos Santos.

<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" /> 

<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" /> 


El brasileño Anderson Silva venció por sumisión a los 3:10 del quinto asalto a Chael Sonnen y retuvo el cinturón de campeón de los pesos medios en la pelea más difícil de su carrera. Silva había perdido todas las vueltas anteriores pero se repuso y demostró por qué tiene ese cinturón. También ganaron Jon Fitch y Junior Dos Santos.

 

Todo parecía listo para la sorpresa. Chael Sonnen (26-11-1) no paraba de derribar a un campeón que estaba perdido. La lucha del estadounidense era mucho y el golpeo al ras del piso se notaba escalofriante. El combate estaba perdido, 23 minutos sin parar de recibir castigo, pero de la nada consiguió un triángulo y fue felicidad extrema.

 

Anderson Silva (27-4) consiguió la victoria más dura de su carrera, pero sin lugar a dudas, ambos peleadores se ganaron el respeto de un público que los despidió de pie. Ese mismo público que, en este mismo momento, pide a gritos una revancha merecida.

 

La co estelar de la velada vio ganador a Jon Fitch (26-3, 1 NC) por decisión unánime sobre un Thiago Alves (22-6) que lució muy mal. Fitch lo llevó al piso con derribos poco convencionales, pero lo dominó con una simpleza increíble para hacerse acreedor de una posible pelea titular.

 

En la división de los livianos, Clay Guida (27-8) le quebró la mandíbula a Rafael Dos Anjos (14-5) que terminó rindiéndose por el dolor que lo aquejaba al minuto y 51 segundos del tercer asalto. Un combate que era muy cerrado terminó de una forma que no lo merecía.

 

Matt Hughes (46-7) demostró que aún no debe retirarse y venció con claridad a Ricardo Almeida (12-4). Primero conectó un excelente cruzado de izquierda que desparramó al brasileño y luego le hizo una sumisión muy extraña, una mezcla de estrangulamiento frontal y triángulo de brazo, para finalizar cuando sólo iban 3:15.

 

En la primera pelea de la noche, Junior Dos Santos (12-1) venció por decisión unánime a Roy Nelson (16-5). El brasileño presentó una lección de boxeo trabajando con excelente ángulos y combinaciones que dejaron al perdedor sin respuesta alguna.

 

En combates preliminares, Stefan Struve (24-4) sobrevivió a un primer asalto muy comprometido para ganarle por nocaut técnico a Christian Morecraft (6-1) a los 0:22 de la segunda vuelta. Una excelente pelea entre dos jóvenes con mucho futuro.

 

En la división de los welter, Rick Story (11-3) venció por nocaut técnico al 1:15 del segundo asalto a Dustin Hazelett (14-6). Misma vía que utilizó Johny Hendricks (9-0) para derrotar a Charlie Brenneman (12-2), la única diferencia fue el tiempo utilizado, en este caso 40 segundos.

 

Mientras tanto en la división de los semipesados Phil Davis (7-0) y Tim Boetsch (12-3) vencieron por decisión unánime a Rodney Wallace (9-3) y Todd Brown (15-2, 1 NC) respectivamente. La primera pelea de la noche fue de igual manera para Dennis Hallman (65-13-2, 1 NC) sobre Ben Saunders (8-3-2).

 

Una noche que seguramente quedará grabada en la historia. Anderson Silva demostró que además de un excelente nivel de Jiu Jitsu tiene mucho corazón y se deshizo de un retador que, ahora, se ganó el respeto de todos. ¿Estará la revancha a la vuelta de la esquina? Sólo el tiempo tiene la respuesta, mientras tanto Vitor Belfort está al acecho.