Skip to main content

Ronda: Sensualidad, carisma y habilidad

Rousey forma parte de la historia del UFC al ser
la primera campeona del cuadro femenino. El sábado 23 de febrero, Ronda tendrá
su primera defensa del título gallo en la pelea estelar de UFC 157.

Ronda Rousey es el sueño de cualquier promotor. Su imagen es símbolo de
las Artes Marciales Mixtas (MMA por sus siglas en inglés) femeninas y es la sucesora
natural de Gina Carano, la mujer que supo atraer la atención
de los medios en un deporte dominado por figuras masculinas. Rousey forma parte
de la historia del UFC al ser la primera campeona del cuadro femenino. El
sábado 23 de febrero, Ronda tendrá su primera defensa del título gallo frente a
una rival peligrosa en Liz Carmouche, una desafiante
con perfil bajo pero con grandes condiciones.

Parece mentira que
Ronda Rousey haya conseguido tanto en apenas dos años como profesional. Su vida
siempre estuvo ligada a las artes marciales, específicamente al judo. A los 16
años de edad, Ronda abandonó la comodidad de su hogar en California para
entrenar con su instructor de judo Jimmy Pedro, el judoca norteamericano más
condecorado de la historia. Esa experiencia de vida forjó la personalidad de la
joven Ronda y la llevó a conseguir una medalla olímpica en los juegos de
Beijing:

¨Creo que haberme
mudado para entrenar a los 16 años me forzó a crecer bastante rápido. Nunca más
viví en mi casa después. Era como una niña protegida y me fortaleció mucho el
hecho de vivir sola y dedicarme 100% al deporte. Me hizo reconocer mis
prioridades por el resto de mi vida y decidí que esto es lo que estaba predestinado
a hacer¨ señala la autoexigente Rousey.

Ronda tiene seis
combates como profesional, todos ellos finalizados por llave de brazo, una
maniobra que aprendió de su madre, AnnMaria Rousey De Mars, campeona mundial de
judo y reconocida por su capacidad para finalizar con esta sumisión. AnnMaria
recibió el apodo de ¨Armbar Annie¨:

¨Ella me la robó a
mí. Yo era conocida por eso¨ señala AnnMaria haciendo referencia a la sumisión
que ha hecho famosa a su hija.

Rousey llega como
amplia favorita con un exagerado 11-1 en las mesas de apuesta. Liz Carmouche
obtuvo este combate porque fue la única que se postuló para el desafío cuando
las demás se escondían. Eso fue suficiente para convencer a Dana White. Carmouche se rehúsa a ser el ¨cordero a sacrificar¨ para
el lucimiento de la campeona y espera dar el gran golpe en el combate estelar
del sábado por la noche:

¨Todos tienen
mucha confianza en Ronda y eso hace que mantenga su autoestima bien alta. Creo
que la gente duda de mí. Pero cada vez que la gente dudó de mí, le demostré que
se equivocaban. Voy a hacer lo mismo en este combate frente a Ronda¨ señala una
desafiante retadora.

Dana White nunca
se mostró demasiado entusiasmado públicamente con la idea de incorporar una
división femenina en el UFC. En los últimos meses esa postura fue cambiando, en
parte, gracias al profesionalismo y a las aptitudes demostradas por atletas
como Rousey y Carmouche. El sábado estaremos frente a otro momento histórico en
las MMA. Las mujeres llegaron para quedarse.