Skip to main content

Rampage y Bader tienen un objetivo: La revancha con Jones

Quinton “Rampage” Jackson se enfrentará con Ryan Bader el próximo sábado en el combate co estelar del UFC 144 que se realizará en el Saitama Super Arena, en Japón. Ambos
peleadores tienen dos objetivos en mente, el primero es el cinturón del título peso semi completo, y el segundo obtener revancha de sus derrotas frente al
actual campeón Jon Jones.

Muy
buen nivel de lucha, buen trabajo en
el clinch contra el octágono y poder de nocaut en las dos manos, esas
son las características comunes que tienen Jackson
y Bader. Dos competidores con
carreras verdaderamente opuestas, fueron siempre por caminos diferentes, pero
que se ganaron al público con base en sus nocauts.

Jackson, con muchos años más de experiencia
en las artes marciales mixtas, ha
paseado su nivel por Japón azotando
a cuanto rival se le cruzara (a excepción de Wanderlei Silva y Mauricio Rua) y
quiere volver a pelear en tierras niponas para sentir el afecto del público que
tanto lo respeta.

Bader, por el contrario, estará por primera
vez en la tierra del Sol naciente y buscará sorprender a todos basándose en su
buen juego de piernas y en una mano derecha demoledora que busca siempre terminar con las aspiraciones del
rival de turno.

“Entré
a pelear muchas veces con mejores luchadores que Bader. Yo soy un peleador callejero, no soy un artista
marcial, quiero entrar ahí y poder dar un gran espectáculo para que la gente se
vaya feliz a su casa”, dice Rampage cuyo record como profesional consta de 32 victorias y 9 caídas.

“Quinton
es una leyenda de este deporte. Se
enfrentó con todos los grandes peleadores de la categoría y estoy realmente muy
emocionado por tener esta oportunidad frente a él. Tiene un excelente boxeo, la
mano muy pesada, muy buena defensa de derribos y un gran control del octágono.
Será una pelea muy complicada para mí, pero estoy listo para el desafío”,
comenta el ganador de la octava
temporada de The Ultimate Fighter.

Ambos
vienen de un 2011 complicado. Jackson no pudo brillar contra Matt Hamill a pesar de derrotarlo por
decisión unánime y luego perdió contra Jones
con el cinturón en juego, mientras que Bader dejó su invicto frente al actual
campeón y cayó de manera sorpresiva ante Tito Ortiz. Lo que puede rescatar es su excelente nocaut contra Jason Brilz que le dio la oportunidad de
cerrar el año con un triunfo.

Ahora
el destino los cruza dentro del octágono en lo que promete ser un combate lleno
de acción en el que posiblemente uno de los dos caiga noqueado. Rampage necesita volver al triunfo ya que comenzó a
hablar muy seriamente de la posibilidad de su retiro en caso de no encontrar
victorias, mientras que para Ryan esta sería la victoria más importante de su
carrera, no sólo por el nombre de su rival, sino también por el contexto.

Cuando
UFC regrese a Japón, estos grandes peleadores tendrán la oportunidad de co
estelarizar el combate entre Frankie
Edgar y Benson Henderson
por el cinturón de los pesos livianos, pero para
ellos no hay otro combate más importante que el suyo.

Dos
semipesados en busca del nocaut y en busca de un cinturón que uno ya tuvo y al
otro aún se le niega. Sin embargo hay algo que tiene a Quinton Jackson y a Ryan
Bader
desvelados: La revancha contra Jones.