Skip to main content

Quinton Jackson va por la hazaña

72
544x376

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Table Normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin:0in;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:"Times New Roman";
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:"Times New Roman";
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

Quinton ¨Rampage¨ Jackson disputará una vez más el cinturón de los
semicompletos del UFC (que ya ganá en una ocasión a Chuck Liddell, revivan la pelea) el próximo sábado 24 de septiembre en UFC 135 cuando enfrente al
campeón más joven de la historia de la organización en Jon ¨Bones¨ Jones.

El pupilo de Greg Jackson será un rompecabezas
difícil de resolver para este veterano de mil batallas. Su estilo poco ortodoxo,
la excepcional capacidad atlética y su ventaja en términos de alcance
de brazos son sólo algunos de los factores que el de Memphis, Tennessee deberá
tomar en cuenta a la hora de planificar la estrategia de pelea.

La misión es difícil, pero no imposible. Jackson
posee las herramientas necesarias para poner en aprietos al campeón. Sólo basta
uno de sus puños para que la magia suceda. El ex monarca de la
categoría es dueño de una de las manos derechas más pesadas de su división y la
chance de nocaut está siempre latente cuando ¨Rampage¨ entra al
octágono.

La joya de la Academia Wolfslair deberá trabajar en su acondicionamiento
físico, teniendo en cuenta que su
rendimiento suele mermar en los últimos rounds de los combates. Jackson no
puede dar ventajas en este aspecto dado que enfrenta a un rival joven con un
tanque de oxígeno de larga duración. La administración de la energía
será clave y para ello deberá seleccionar sus envíos, contraatacando y
aguardando el momento indicado para lanzar sus golpes.

Para contrarrestar la desventaja en términos de alcance
de brazos y piernas, Jackson debe acortar la distancia
y capitalizar las situaciones en las que su rival quede expuesto producto de
sus maniobras poco ortodoxas. La defensa de las patadas bajas es otro de los
aspectos a mejorar si desea coronarse nuevamente campeón. Rampage no defiende
esta situación de combate y su rival intentará sacar provecho de esa debilidad
en su juego.

Jackson debe imperiosamente evitar ser derribado.
La mejoría del ex campeón en el aspecto defensivo es notable. En su último
combate frente a Matt Hamill en UFC 130, logró neutralizar todos los intentos de derribo de
este condecorado luchador. Veremos si logra hacer lo mismo frente a un rival
mucho más potente que Hamill.

En los papeles, Jones es el claro favorito
para llevarse este combate de acuerdo a la apreciación de la mayoría de los
especialistas. Esta no será una situación nueva para el ex campeón quién ya ha
estado en una situación similar en su enfrentamiento con el brasileño Lyoto Machida en UFC 123,
cuando se encontraba abajo 3 a 1 en las apuestas y acabó ganando el combate por
puntos, sorprendiendo a la mayoría del público presente. Rampage también
fue el ganador inesperado cuando noqueó de forma espectacular al entonces
campeón de los semicompletos, Chuck Liddell, tomando por asalto el título en su segundo combate
en el octágono.
¿Podrá lograr la hazaña nuevamente este 24 de septiembre? Revivan la pelea de UFC 71 cuando ganá "su cinturón" a Chuck Liddell.