Skip to main content

Para Anderson Silva todos los caminos conducen a GSP

Luego de la demolición del veterano Victor Belfort en el primer round de la pelea, ya no quedan rivales de peligro en la división de los medianos (170lbs) que puedan llegar a amenazar el status del campeón.

 El único rival que estuvo a la altura de las
circunstancias, logrando dominar al brasileño durante cuatro de los cinco
rounds del combate por el título, fue el experimentado luchador de Portland,
Oregon, Chael Sonnen.

Este ferviente republicano supo utilizar sus
habilidades en la disciplina de la lucha para neutralizar el ataque de su
oponente, llevándolo a la lona a discreción.

Una vez en el suelo, utilizó su golpe a ras
de lona para castigar al brasileño que se vio superado física y anímicamente. A
escasos minutos de la culminación del combate, la “araña” logró enredar a su
rival por medio de un triángulo, poniendo fin a las aspiraciones del
norteamericano y ratificando su reinado en la división.

 

La lista de posibles rivales para Silva es
casi nula. El brasileño ha limpiado su división y todo parece indicar que la
tan esperada pelea con el campeón de los welter, Georges St-Pierre, puede
llegar a materializarse. El presidente del UFC, Dana White dejó abierta esta
posibilidad durante la conferencia de prensa post combate:

 

“Todo parece indicar que haremos la pelea
entre Silva y GSP. Si St-Pierre gana su próxima pelea (frente a Jake Shields)
esta será la pelea que haremos a continuación. Georges ha dejado en claro que
aceptará la pelea y yo creo que Anderson también está listo para el desafío.
Ambos son grandes campeones”.

 

Para que este combate pueda llevarse a cabo,
además de vencer Shields, el canadiense deberá subir una división de peso, algo
que se mostró dispuesto a realizar, pero que cree será un camino sin retorno.

 

“Si cambio de división, lo tendría que hacer
con una dieta y esto no puede hacerse en un mes. Si subo a las 185 lbs no puedo
volver a bajar. Es más fácil subir de categoría que bajar”.

 

En caso de salir victorioso frente a
Shields, St- Pierre dejaría vacante su título para pasar definitivamente a la
división de los medianos.

 

Aún resta definir la locación del combate.
Silva ha manifestado su deseo de pelear en Las Vegas a la que llama su “segunda
casa” o en el UFC Río el próximo 27 de agosto.

El canadiense, por supuesto, hará fuerza
para que la lucha se lleve a cabo en Montreal o Toronto. Sea donde sea, en caso
de que finalmente se concrete este choque, será la pelea más importante en la
historia de las Artes Marciales Mixtas.