Перейти к основному содержанию

Ortiz se retira con su imagen intacta. Gracias Tito

Tito
Ortiz
puso fin a su ilustre carrera y a una de las trilogías más anticipadas en la
historia del UFC. El ¨Campeón de la gente¨ ahora integrante del Salón de la
Fama del UFC, cerró un capítulo de su vida, seguramente uno de los más
importantes. 

El
mexicano americano que ha tenido memorables enfrentamientos con Ken Shamrock,
Chuck Liddell
o Randy Couture
colgó los guantes en sus términos, tras haber conseguido todo lo que se ha
propuesto:

“Me
preguntan por qué me retiro… me retiro porque es el momento, porque he logrado
todo lo que es posible conseguir en este deporte y todo lo que he querido
conseguir”, añadió este nieto de mexicanos en el día de su inducción al Salón de
la Fama.

Tercer encuentro Ortiz-GriffinTito
Ortiz y Forrest Griffin
brindaron uno de los combates más entretenidos de la noche, intercambiando
golpes en el centro del octágono durante quince minutos sin ningún tipo de
especulación.

Forrest
fue el competidor más activo, duplicando a Ortiz en cantidad de envíos. Dicho
esto, Ortiz conmovió a Forrest en dos ocasiones con su mano derecha, pero no
tuvo la energía para finalizar. El factor emocional de estar en el último
combate de su vida lo pudo haber afectado negativamente, por la descarga de
adrenalina que ello implica.

Griffin,
ligero en sus desplazamientos, impuso un ritmo vertiginoso durante los tres
asaltos. Tito, algo estático en el centro del octágono, trabajó de contragolpe
y castigó con su marca patentada, el golpe a ras de lona desde la guardia, en
un par de ocasiones.

El
resultado quedará apenas como una anécdota. Griffin ganó en decisión unánime (29-28,29-28,29-28).

El final de una eraEstos
dos experimentados competidores han contribuido a construir la historia del
UFC. Tito, por ser el primer personaje colorido en la organización, una figura
taquillera que además puede pelear de gran forma. Griffin, por ser el primer
campeón del reality show ¨The Ultimate Fighter¨ y protagonista del combate más
espectacular de toda la historia de la organización frente a Stephan Bonnar,
en un encuentro que redefinió y popularizó el deporte. 

Indudablemente,
la mejor versión de Tito Ortiz ya ha caducado hace varios años. Las lesiones
producto de una larga carrera lo han atormentado en el último tiempo y por
supuesto los años no vienen solos tampoco. Aún así, dejó todo en su pelea de
retiro, y combatió una vez más de igual a igual frente a otra leyenda.

Tito
cumplió su combate número veintisiete en el octágono, un récord que será
difícil de alcanzar. Tito se retira pero su nombre ha quedado ya inmortalizado
en el Salón de la Fama.

Gracias Tito Ortiz.