Skip to main content

Okami vs Roberts en las preliminares del UFC 150

Este 11 de agosto,
en la ciudad de Denver, tendrá lugar el evento UFC 150, donde la pelea principal es por el título ligero entre Benson Henderson y Frankie Edgar. Como en toda cartelera, las preliminares calientan
el combate principal y una de esas peleas previas es la que enfrenta al japonés
Yushin Okami y Buddy Roberts en peso mediano.

Este enfrentamiento es el típico entre uno con mucha
experiencia, Okami (27-7), y el que anda tratando de establecerse en su
carrera, Roberts (12-2). Inicialmente, el asiático se iba a enfrentar al
brasileño Rousimar Palhares, pero
una lesión de este último alteró los planes y ahora Roberts es parte de la
cartelera principal, algo que significa un paso de avance muy grande en su
carrera.

Roberts comenzó en las Artes Marciales Mixtas (MMA
por sus siglas en inglés)
en el 2007
y en el UFC apenas ha efectuado una pelea, el pasado 8 de junio, cuando
salió triunfador sobre el brasileño Caio
Magalhaes
por decisión unánime.

Sin duda alguna, de su última pelea a esta con Okami, la
diferencia entre la calidad del rival y la importancia de su combate, hacen de
este enfrentamiento uno clave para la carrera de Roberts. Un triunfo lo podría
elevar en el ranking de esa división de las 185 libras, una de las más fuertes
y donde reina el invencible Anderson
Silva
.

RobertsAunque es una batalla muy difícil para él, una de las
herramientas que tiene a su favor es el hecho de entrenar con Greg Jackson en Nuevo México, uno de los mejores
gimnasios de MMA en todo el mundo. De ahí han salido Jon “Bones” Jones, Georges
St-Pierre
, Rashad Evans, Shane Carwin y Diego Sánchez, entre otros. Una lista que brilla en lo más alto del
UFC.

Y sí que va a necesitar de mucha ayuda para vencer al
guerrero japonés que tiene enfrente y que hace exactamente un año le estaba
disputando el cinturón a Anderson Silva en Brasil.

Veterano en esta carrera, Okami debutó en las MMA en el 2002 y llegó al UFC en el 2006. En su primera pelea se enfrentó a
Alan Belcher y lo derrotó por
decisión unánime. Ese es el mismo Belcher que pelea contra Vitor Belfort en el UFC 153
en octubre. Desde el mismo comienzo, Okami demostró que puede pelear con los
mejores y que puede pararse de tú a tú con cualquiera.

Esta es una división que tiene al mejor, libra por libra,
como campeón y en la que habitan grandes peleadores como Belfort, Belcher, Chris Weidman, Chael Sonnen, Tim Boetsch
y Michael Bisping, por mencionar a
algunos. En esa cueva de lobos se encuentra Okami, pero antes de adentrarse en
esa tupida vegetación y enfrentarse de nuevo a los grandes, tiene que vencer
ese obstáculo que tiene ante sí el 11 de agosto.

Desde que llegó al UFC, Okami se ha enfrentado a los
mejores, con los cuales ha perdido y ha ganado. En el 2007 chocó contra Rich Franklin en una pelea eliminatoria
por el título y perdió por decisión unánime de los jueces. Todavía faltaba
mucho para pelear por el preciado cinturón dorado del UFC.

Dos años más tarde, en el 2009, se enfrentó a Chael Sonnen en el UFC 104 en Los Angeles y
una vez más cayó derrotado, pero la experiencia le sirvió para unirse a Sonnen
y entrenar junto a él en uno de los mejores gimnasios en las MMA, el Team Quest.

Los resultados no se hicieron esperar y el japonés mejoró
considerablemente y logró tres triunfos en fila sobre Lucio Linhares, Mark Muñoz y Nate Marquardt, siendo esta última pelea era eliminatoria por el
derecho a enfrentarse al campeón Silva. Un premio con muy pocas posibilidades
de éxito porque el brasileño no ha perdido desde que llegó al UFC.

La cita entre ellos tuvo lugar en Brasil y decir el resultado puede ser redundante, pero hay que
decirlo. La “Araña” brasileña ganó por nocáut técnico en el segundo asalto. Redundante
porque el brasileño no ha perdido en el UFC
y es considerado por muchos el mejor de todos los tiempos en las MMA.

OkamiEse sería un muy buen tema para otra historia, pero ese
fracaso no demerita en lo absoluto la carrera de Okami, quien ha sido uno de
los mejores peleadores japoneses en la historia. Vale la pena señalar que el
japonés había sido el último en derrotar a Silva, allá por el 2006 (antes de que ambos llegaran al
UFC). También hay que señalar que el triunfo fue por descalificación a causa de
una patada ilegal. De todas formas, un triunfo contra la “Araña” siempre será
un triunfo, pues él ha demostrado que es lo más cercano a un peleador
invencible que pueda existir.

Ahora mismo, Okami se encuentra en un momento difícil en
su carrera, pues después de aquella derrota en Brasil, regresó al octágono en
su propia casa, Japón, para el UFC 144 ante Tim Boetsch. Favorito de la mayoría, Okami dominó sin problemas los
dos primeros asaltos, pero en el tercero, su rival lo conectó con varios
uppercuts y lo dejó noqueado ante la sorpresa de los miles de japoneses que
estaban viendo la pelea en vivo en la ciudad de Saitama.

Esa es la realidad de este deporte. Cualquiera puede
ganar en cualquier momento. Desgraciadamente para Okami, a él le tocó estar de
la parte de los derrotados en esa fría noche japonesa.

Su enfrentamiento de este UFC 150 ante Roberts le da la oportunidad de regresar a la senda
del triunfo y colarse otra vez entre los diez mejores en el ranking del peso
mediano. Hacer planes a largo plazo no es lo más recomendable cuando vienes de
dos fracasos consecutivos, pero tras su experiencia acumulada y sus triunfos
sobre peleadores de la talla de Muñoz y 
Marquardt, Okami puede soñar a lo grande.

El problema con eso es que Roberts también viene con
malas intenciones. Viene con deseos de darse a conocer ante el mundo y un triunfo
sobre el japonés sería el punto más alto en su carrera. Ellos son dos
peleadores con trayectorias muy diferentes, pero que tienen el mismo objetivo,
ganar este 11 de agosto.

La mesa está servida con todos los platos e ingredientes
y sólo falta que los protagonistas se sienten a comer; ¿Okami o Roberts?

Me puedes seguir en twitter en @vikingomartell