Skip to main content

Okami sorprende a Marquardt y peleará por el título

<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" /> 
Luego de más de cuatro años de carrera en el Ultimate Fighting Championship, el japonés de veintinueve años tendrá la oportunidad de pelear por el título de los medianos frente al ganador del próximo enfrentamiento entre el campeón reinante de la categoría, Anderson Silva, y otro talentoso brasileño, Vitor Belfort.
 
Okami había quedado a las puertas de la pelea por el título en dos ocasiones. La primera allá por el 2007 cuando fue derrotado por el profesor de matemáticas, Rich Franklin en decisión unánime. La otra, más reciente, a manos de Chael Sonnen, en octubre de 2009, también por decisión. La tercera oportunidad fue la vencida para el japonés, que en tierras germanas, logró su pase a la tan ansiada pelea por el título.
 
Puede que, con esta victoria, Yushin Okami logre el reconocimiento que tanto se merece luego de más de cuatro años de carrera en el UFC. Su nombre comenzará a sonar más fuerte en los foros especializados y en los medios de comunicación masivos.
 
“El trueno” mostró que ha estado trabajando duro en su boxeo logrando mantener en vilo a su oponente gracias a la utilización efectiva de su jab. Okami lució agresivo durante los tres rounds de la pelea, presionando constantemente al siete veces Rey del Pancracio y controlando con astucia el centro del octágono. La estrategia fue sumamente efectiva a los ojos de los jueces que fallaron a su favor en decisión unánime (29-28, 30-27, 29-28).
 
Un retador al título debe saber defenderse en todas las faces de las artes marciales mixtas, y Okami supo hacerlo. En los primeros segundos del combate, logró escapar a dos intentos de guillotina, la especialidad del norteamericano. En la lona, supo neutralizar la agresión de su oponente y mantuvo la compostura en todo momento.
 
Marquardt pudo conectar con su mano derecha en un par de oportunidades pero pareció satisfecho esperando el contragolpe. Su jab insinuaba pero no lastimaba mientras que Okami lo utilizó de manera punzante y con malas intenciones. Tuvo dificultades para encontrar su distancia y sufrió en demasía la desventaja en el alcance de brazos con respecto a su oponente. Gracias a su gran balance, logró invertir los derribos del japonés en varias oportunidades pero, una vez en el suelo, no logró capitalizar las oportunidades.
 
El nipón mostró un estilo conservador, pudiendo haber mezclado un poco más sus ataques con alguna patada. Puede que esto haya tenido que ver con el temor a ser derribado por su oponente. Aún así, le alcanzó para llevarse la victoria.
 
En la entrevista posterior al combate, Okami dejó en claro a quién desea enfrentar en su próxima pelea:
 
“Nate es un gran luchador. Creo que merecía esta victoria. Estoy listo para luchar por el campeonato. Quiero pelear contra Anderson Silva y convertirme en el nuevo campeón de los medianos”.