Skip to main content

Mike Brown va por la revancha en menos de un mes

Luego de derrotar por segunda ocasión a Urijah Faber en la difunta World Extreme Cagefighting allá por junio del 2009, no quedaron dudas que la primera victoria no había sido producto del azar y que Mike Brown era el nuevo rey de la categoría de las 145lbs. Sin ser tan vistoso y carismático como Faber, Brown es una fiera dentro de la jaula. Podría decirse que el luchador de Portland es el pluma más potente del UFC, capaz de imponer su superioridad física sobre cualquiera de sus rivales de turno.

Tras la derrota frente al actual campeón, José Aldo, el andar de “Iron Mike” ha sido irregular. Batallando con problemas personales, Brown no ha podido concentrar sus energías en lo que mejor sabe hacer: luchar. Desde noviembre del 2009, no ha logrado hilvanar dos victorias consecutivas, y el fuego que corría por sus venas parece extinguido. En su segunda aparición en el octágono (recordemos que Brown luchó con Genki Sudo en el UFC 47) en la velada del primero de enero de este año, Brown fue derrotado sorpresivamente por el relativamente desconocido Diego Nunes. Brown logró dominar a Nunes en el primer round, imponiendo su voluntad y superándolo tanto en la lucha de pie como en la lona. En el segundo y tercer round, Nunes logró inclinar la balanza en su favor, obteniendo una ligera ventaja, suficiente a criterio de dos de los jueces, para llevarse el combate en decisión dividida.

En otra demostración de hombría y carácter, Brown decidió retornar al octágono cumpliéndose apenas veinte días de su última pelea en reemplazo del “zombie coreano” Chan Sun Jung, obligado a hacerse a un lado por lesión. Con apenas dos semanas de aviso, el norteamericano deberá planificar una pelea decisiva que lo puede acercar a los primeros planos de la división o marginarlo por un tiempo indeterminado de ese lugar de privilegio.

Su rival, Rani Yahya es un experimentado practicante del jiujitsu, ganador del torneo más prestigioso de la disciplina (Abu Dhabi Club del Combate) en la categoría de los 66kg en el año 2007. Seguramente, Brown no querrá ir a la lona con un experto de las sumisiones como Yahya y tratará de evitar la guardia cerrada de su rival. Con apenas 26 años, el brasileño ha viajado alrededor del mundo, enfrentando a los oponentes más duros de su categoría, alcanzando un récord de 15 victorias y 6 derrotas.

Brown parece tener dificultades a la hora de enfrentar a luchadores brasileños. A lo largo de su carrera ha enfrentado a cuatro peleadores brasileños: Hermes Franca, Renato Tavares, José Aldo y Diego Nunes. De esos cuatro combates, solamente ha salido airoso de uno de ellos frente a Tavares. Esto hace aún más interesante a un combate de por si parejo. Esperamos que ambos luchadores cumplan con la gran expectativa que los rodea y presenciemos un combate entretenido.