Skip to main content

Michael Chiesa ya es un ganador

El finalista de
la primera temporada de The Ultimate Fighter en vivo Michael Chiesa ha
demostrado habilidades y condiciones para pelear en la final, pero sobre todo,
un gran temple y corazón.

TUF Live Finale se podrá ver en FOX Deportes en los EUA, y por UFC.tv en Latinoamérica.

Ground and Pound, una de sus especialidadesEs inevitable
recordar el primer capítulo de TUF Live cuando los integrantes estaban en la
casa por primera vez, una primera semana de nervios y emoción, en donde todos
se adaptaban y preparaban mentalmente para las difíciles semanas que tenían
adelante.

Sin embargo para
Chiesa fue extraordinario, y aún más difícil, esa primera semana y en el primer
capítulo vimos como lo retiraban del entrenamiento para comunicarle que su
padre, quien estaba gravemente enfermo, había fallecido.

Por supuesto
Chiesa se desmoronó, apenas si pudo encontrar consuelo de su amigo de toda la
vida Sam Sicilia y se le permitió salir un par de días para visitar a su
familia, y a su madre, a quien a partir de entonces a dedicado todas sus
peleas.

Aunque no fue una
sorpresa, pues la condición de su padre era mala cuando este alto peleador y
especialista en la lucha de piso aplicó para ingresar a la casa; de todas
maneras fue tremendo. El mismo Chiesa dijo a cámara que es algo que podía
suceder y él y su familia hablaron, su padre fue el primero en decir “si algo
pasa, no salgas, sigue, quédate dentro y gana”.

Aquí en su pelea contra LarsenAsí lo hizo, tras
un fugaz viaje para ver a su madre, Chiesa regresó y siguió con su sueño,
convertirse en The Ultimate Fighter, algo que casi consigue, sólo una victoria
más se interpone en su camino.

Ha mostrado ya su
capacidad. Profesionalmente tiene siete victorias sin ninguna derrota ni
empate. Y su paso por TUF Live ha sido igual. Frente de sí tiene una muy dura
prueba con el favorito y primera selección de Urijah Faber, Al Iaquinta, pero queda claro que este
peleador no parará aquí, no con el corazón que tiene.

Su futuro es
prometedor, y gane o pierda este viernes en Las Vegas, Chiesa puede sentirse
orgulloso como seguramente su padre lo está cada que lo sigue viendo pelear.