Skip to main content

México se adueña de Las Vegas

Cada evento de
UFC al que asisto me deja con un gran sabor de boca, pero el del pasado 29 de
diciembre en Las Vegas, el UFC 155, nunca voy a olvidarlo. El duelo titular
entre Junior Dos Santos y, el ahora campeón, Caín Velásquez fue espectacular
desde cualquier ángulo.

Esa emoción que
se siente cuando uno de los nuestros se va a subir al octágono es
indescriptible. Aquella noche todos los latinos fuimos del ‘Team Goyito’ y del
‘Team Velásquez’. Como señaló Erik Pérez antes de su combate, la máscara le dio
fuerza, protagonismo y ese sabor guerrero que caracteriza a los peleadores
mexicanos.

Video de Erik Perez saliendo al OctágonoEl ‘Goyito’
logró que la piel se me enchinara cuando salió con la bandera tricolor y con el
tema ‘El Hijo del Pueblo’ de Vicente Fernández. Más de uno soltó una lágrima,
pues los sentimientos patrióticos se encontraban a flor de piel. Ver el MGM
Grand Arena lleno hasta las lámparas y escucharlo retumbar con el grito de ‘Goyito,
Goyito’ valió el boleto que los aficionados pagaron. Además, el ‘Goyito Power’,
nombre del concepto que creó para la máscara que utilizó, fue un gran acierto
ya que hizo esa conexión con la gente que muy pocos saben aprovechar.

El mexicano
consiguió su tercer triunfo al hilo ante un rival que no le exigió mucho, pero
que al mismo tiempo lo dejó como uno de los favoritos de los latinos y de la
división gallo. Aún tiene mucho por recorrer; sin embargo, hay que tomar en
cuenta que tiene 23 años y que la casta de campeón con la que cuenta nadie se
la puede arrebatar.

Los días previos
al evento, yo pensaba que el apoyo sería absoluto para Caín Velásquez, pero
todo fue muy distinto. Junior Dos Santos es un peleador muy carismático y con
gran calidad en el octágono. El estruendo de los gritos en la arena cuando en
las pantallas se anunció el inicio del combate estelar fue ensordecedor.

Los dos colosos antes de iniciarPor un lado,
‘Cigano, Cigano’ al ritmo de una porra de futbol y, por el otro, ‘Caín, Caín’.
En realidad no se podía distinguir claramente qué parte de la afición era del
brasileño y cuál del mexicoamericano. El recibimiento para ambos fue
espectacular. Y cómo no iba a ser así si este duelo fue uno de los más
esperados del año. Una victoria de Dos Santos significaría su consolidación en
la cima de los pesos completos y su estancia en el trono, mínimo, por seis
meses más. Frente a él tenía a uno de los más pequeños de la división, pero quien
cuenta con el mejor cardio de la categoría. Una pelea de poder a poder.

Desde el primer
round los gritos de ‘Sí se puede’ para el ‘Brown Pride’ no se hicieron esperar
y es que en el último enfrentamiento entre ambos, Caín perdió en 63 segundos.
No obstante, desde el día de la conferencia y el pesaje lo dejó claro: ‘Todo va
a ser diferente y le voy a ganar’. Y lo cumplió.

Velásquez
escribió una gran historia dentro de los corazones de los que amamos las artes
marciales mixtas ya que durante cinco rounds mostró su talento, poder, fuerza y
determinación para conseguir sus objetivos. Es un campeón de pies a cabeza. La
afición se le entregó por completo y el MGM Grand explotó cuando Caín recibió,
por segunda vez en su vida, el cinturón de los pesos completos.

Ambos buenos deportistas hasta el finalSí. Se esperaba
mucho más de Junior Dos Santos; sin embargo, soportar los golpes de Caín y
además conectar un par de codazos y puños que hicieron temblar al
mexicoamericano no cualquiera lo hace. El brasileño salió del octágono como un
guerrero y con lágrimas en los ojos se despidió: ‘Este noche él fue mejor que
yo’.

Y por esto, las
MMA me gustan tanto. No importa lo que suceda en el combate, al final el
espíritu deportivo es lo que perdura. ¡Increíble forma de terminar con el 2012
y recibir el 2013!

No puedo esperar
más para ver la locura que será la arena del Mandalay Bay cuando en UFC 156 albergue el duelo titular entre
Jose Aldo y Frankie Edgar. Ver el regreso de Rashad Evans o, mejor aún, el combate entre Alistair Overeem y Antonio
‘Big Foot’ Silva
. Y qué decir del UFC
157
donde Ronda Rousey y Liz Carmouche harán historia dentro de
la empresa. ¡Qué gran año nos espera!