Skip to main content

Matt Mitrione, el rival de Kimbo

Desde el Octágono, Por Emiliano Cándido - Quizás su fama esté completamente al lado de la de Kimbo Slice. Su participación en The Ultimate Fighter se vio eclipsada por la figura de este ex peleador callejero. Es por eso que Matt Mitrione, el próximo sábado 8 de mayo intentará hacerse un nombre propio en el octágono cuando lo enfrente en la tarjeta principal del UFC 113: Machida vs. Shogun II.

Desde el Octágono, Por Emiliano Cándido

Quizás su fama esté completamente al lado de la de Kimbo Slice. Su participación en The Ultimate Fighter se vio eclipsada por la figura de este ex peleador callejero. Es por eso que Matt Mitrione, el próximo sábado 8 de mayo intentará hacerse un nombre propio en el octágono cuando lo enfrente en la tarjeta principal del UFC 113: Machida vs. Shogun II.

Ingresó en el reality show sin haber competido en peleas profesionales de artes marciales mixtas, pero ya había tenido amplios roces con el deporte de nivel mundial debido a sus seis años participando en fútbol americano.

Su primera oportunidad la tuvo en UFC en la final de TUF 10 frente a Marcus Jones. Seguramente todos creyeron que era la oportunidad para Jones de conseguir un triunfo sencillo y comenzar a escalar en la división de los pesos pesados. Nada de eso sucedió.

Luego de sobrevivir a un complicado primer round, Mitrione lo noqueó con facilidad a los 10 segundos de la segunda vuelta, generando una gran reacción en el público.

Matt recuerda ese combate, debido a lo complicado que le fue plantearlo. Un peleador de suelo contra él que sólo había entrenado Jiu Jitsu desde hacía unos meses.

“Marcus es un hombre grande que ama pelear en el piso. Es muy técnico pero no tuvo la fuerza necesaria para hacer determinadas cosas. Mis esquineros observaron muchas deficiencias en el primer round, así que busqué explotarlas, pero no creí que iba a conseguirlo tan rápido. Me dijeron que lo espere y que retroceda porque mientras me atacaba bajaba la guardia, y eso hice”, comenta orgulloso de su triunfo.

Su próximo rival será Kimbo Slice, en lo que promete ser un constante intercambio de golpes y, aparentemente, el ganador saldrá con su brazo en alto luego de noquear de manera contundente a su rival.

“Estoy muy emocionado de tener la posibilidad de pelear con Kimbo. Me cae muy bien como persona y me gusta su estilo de pelea. Creo que haremos un gran combate y será muy entretenido para que los fanáticos lo vean. Lo que sí no puedo asegurar es cuánto tiempo durará”, explica Matt.

Retrocediendo en el tiempo, su estadía en TUF le dio una victoria y una derrota. La primera en una pelea muy cerrada ante Scott Junk y en la segunda cayó en una guillotina de James McSweeney.

“Creo que estar en la casa de The Ultimate Fighter fue una de las mejores experiencias de mi vida, pero también de las peores. Hoy, luego de un tiempo, digo que no lo volvería a hacer. Pero antes de conseguir la posibilidad de participar hubiera dado todo por obtenerla”, reconociendo la ambigüedad que genera participar de un programa como estos.

Y continua contando: “Aprecio mucho lo que se hace por los peleadores en ese show, pero se me hizo muy molesto estar fuera de mi casa y lejos de mi familia por tanto tiempo. Ahora quiero ganar mis próximos combates y que TUF sea solo un recuerdo”.

A la hora de buscar algo para mejorar en su estilo de combate no lo piensa ni un segundo.

“El suelo, sin dudas. Escuché decir que tengo un buen estilo, pero estoy muy lejos de eso. Empecé a entrenar posiciones en el piso alrededor de ocho meses antes de tener la chance de entrar en TUF. Por eso ahora estoy trabajando mucho en la defensa de los derribos, el movimiento en el octágono y, sobre todo, en el piso”, explica.

“Creo que tengo la posibilidad de mejorar muchas cosas de pie, pero con lo que tengo me alcanza para manejarme frente a cualquiera. También tengo la suerte de entrenar con gente muy buena en mi condición física así que soy capaz de pelear los quince minutos si es necesario”, dice a pesar de que sabe internamente que su combate es probable que termine antes del final del primer asalto.

Con un único combate como profesional Mitrione, de 31 años, tiene un solo objetivo en mente. Puede que suene muy ambicioso, pero dará todo para lograrlo.

“Cualquier cosa que podría decir se resume a que quiero ser campeón de los pesos pesados. Ponerme un objetivo menos alto lo consideraría algo mediocre”, dice demostrando que se toma muy seriamente sus entrenamientos.

En su categoría hay gente con mucho talento. El campeón Brock Lesnar, el interino Shane Carwin, dos promesas que pronto estarán disputando el cinturón como Caín Velásquez y Junior Dos Santos y muchos grandes exponentes. Mitrione brinda una opinión interesante sobre lo que les depara el futuro a los gigantes de UFC.

“La división de los pesos pesados en UFC es muy sólida. Creo que está llena de talento y que hay peleadores físicamente muy bien preparados para dar grandes batallas y yo pretendo llegar un día a pelear frente a ellos”, relata ilusionado.

Y para finalizar les deja un mensaje a todos los seguidores.

“Antes que nada me gustaría agradecerles a todos aquellos que se tomaron el tiempo de leer mis pensamientos y opiniones. TUF fue una decepción para mí porque no me pude mostrar como soy y me interesaría poder decirle a la gente que tomé un camino equivocado en la casa. Yo sólo intentaré dar grandes peleas. Si puedo quedar en la memoria de alguno de todos los que me vean pelear una vez, ya sería muy feliz. Gracias por darme la oportunidad de entretenerlos”, concluye.

Matt Mitrione es un peleador poco reconocido, siempre estuvo bajo la sombra de Kevin Ferguson desde que llegaron, ambos al mismo tiempo, al octágono. Ahora tendrá su oportunidad de hacerse un nombre por sí mismo cuando lo enfrente, pero por el momento seguirá siendo únicamente “el rival de Kimbo Slice”.