Skip to main content

Mark Bocek, el liviano olvidado

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Table Normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:0in;
mso-para-margin-right:0in;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0in;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:"Times New Roman";
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:"Times New Roman";
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

“Pelear en UFC fue mi sueño desde que
comencé en las artes marciales mixtas. Ahora tengo la oportunidad y quiero ganar el título”
– Mark Bocek

Quizás
sea uno de los peleadores con menor reconocimiento en las 155 libras, pero es
de los mejores exponentes del Jiu Jitsu en la categoría. Si a eso sumamos la
gran evolución mostrada intercambiando golpes, Mark Bocek se transforma en una amenaza para cualquiera y querrá
demostrarlo ante Ben Henderson.

Este
peleador canadiense de 29 años tendrá la oportunidad de pelear frente a su
público en UFC 129: St. Pierre vs.
Shields
e intentará aprovechar una de las mayores posibilidades de su
carrera.

“Cuando
me dijeron que tenía que enfrentarme con Ben, me encantó la idea. Es el ex campeón de WEC y, si bien perdió su
último combate, venía de una seguidilla muy interesante de triunfos. Lo estudié mucho y tengo claro el tipo de pelea que debo
hacer. Creo que es una versión con mejores sumisiones de Clay Guida”, relata
Bocek.

Si
bien es poco valorado por la mayoría de los fanáticos, Bocek puede dar qué
hablar por ser un peleador siempre entregado.
Puede terminar golpeado (como en su combate con Mac Danzig) o dar una clase de
pelear en el suelo (ante David Bielkheden), pero también tiene la capacidad
para someter a uno de los mejores grapplers de Estados Unidos como Dustin
Hazelett en minutos.

“Recuerdo
especialmente ese combate porque creo que fue mi mejor presentación en el octágono, además de ser la última. Me
defendí muy bien de sus ataques con la espalda en el piso, logré montarlo
rápidamente, vi la oportunidad de hacer el triángulo y la tomé”, recuerda.

Ahora
con una victoria ante Ben Henderson intentará colocarse en la cima de una
división poblada de talentosos
peleadores.

“En
lo personal creo que es la división
más pareja del deporte. Desde que se unieron los muchachos de WEC hay muchos
más con posibilidades de pelear por el título. A los que ya había hay que
agregarles a peleadores como Anthony
Pettis
, Shane Roller, Donald Cerrone, el mismo Henderson. Es
genial estar en este momento peleando contra uno de ellos siento que,  de ganar, puedo acercarme al título”, comenta
ilusionado.

Pero
para llegar a ese cinturón tan anhelado deberá vengar una derrota muy dolorosa
en su carrera ante Jim Miller.

“Mi
certeza es que él está por adelante mío en estos momentos. Esa noche nuestro
combate fue muy cerrado y creo que lo pude haber ganado. Quiero una revancha y espero que sea pronto”,
concluye.

Sin
dudas estamos en presencia de uno de los mejores peleadores de 155 libras que
hay en la actualidad, aún no reconocido
como se merece. Quizás por falta de carisma o por la abundancia de estrellas en la categoría. Pero su
pelea contra Ben Henderson le abrirá la posibilidad de hacerse un lugar en el
reconocimiento de la gente.

El
mejor artista de Jiu Jitsu de la categoría contra el peleador que nunca se
rinde, Mark Bocek ante Ben Henderson, hay promesa de batalla.