Skip to main content

Legendario

Por Emiliano Cándido - Randy Couture le ganó por decisión unánime a Brandon Vera una pelea disputada en Manchester, Inglaterra en el evento central del UFC 105. La alegría local fue completa ya que Dan Hardy venció por la misma vía a Mike Swick y obtuvo la posibilidad de enfrentarse con Georges St. Pierre por el título de los pesos welter el año que viene.

 

Por Emiliano Cándido

Randy Couture le ganó por decisión unánime a Brandon Vera una pelea disputada en Manchester, Inglaterra en el evento central del UFC 105. La alegría local fue completa ya que Dan Hardy venció por la misma vía a Mike Swick y obtuvo la posibilidad de enfrentarse con Georges St. Pierre por el título de los pesos welter el año que viene.

Cuando parecía que se comenzaban a callar las críticas por la decisión de los jueces en el combate de Machida y Rua, las voces vuelven a aparecer pero esta vez para hacer controvertido el triunfo del integrante del hall de la fama de UFC en su regreso a los semipesados.

En un combate muy duro, Couture (17-10) llevó las riendas de las acciones contra las rejas y con su boxeo corto y al cuerpo trabajó para hacerse con una discutida pelea. Y lo difícil para juzgar el  resultado lo aportó Vera ya que fue quien consiguió los mejores golpes a lo largo de los 15 minutos.

Si bien el ex campeón mantenía con su wrestling la línea que intentaba y trabajaba muy bien con su estrategia, las pocas veces que Brandon (11-4) pudo escapar consiguió buenas combinaciones que hacían retroceder a su rival. Una de ellas, en el segundo round, lo derribó tras una gran patada al cuerpo.

A pesar de eso Couture, de 46 años, se levantó y volvió al ruedo con su buen trabajo en la corta distancia lo que lo llevó a ganar un combate en UFC tras más de dos años (su última victoria había sido en agosto de 2008 contra Gabriel Gonzaga).

La pelea co estelar de la velada provocó el estallido de todos los fanáticos ingleses ya que el local Dan Hardy realizó un estupendo trabajo para conseguir una clara y justa decisión ante el siempre peligroso Mike Swick.

Hardy (23-6, 1 NC) puso los papeles sobre la mesa desde el inicio, cuando conectó un buen golpe que hizo tropezar a su rival. De ahí en más Swick (14-3) se dedicó a trabajar en el clinch para no ser noqueado por una mano del inglés que cada vez demuestra que sus puños son más pesados.

El inicio del segundo fue de tónica similar y otro derechazo de Hardy hizo tambalear a Mike que cada vez veía más lejos una victoria. A pesar de eso, siguió yendo en busca del triunfo pero se encontró con un inglés que tenía los ojos puestos en la oportunidad titular que se avecinaba.

Así corrieron los minutos y Hardy no sólo consiguió la victoria más importante de su carrera sino que también encontró la posibilidad de medirse frente a uno de los mejores peleadores libra por libra del momento, Georges St. Pierre, quien reina en los pesos welter desde ya hace un tiempo y parece que quiere quedarse.

Otra alegría para los locales fue la resurrección de Michael Bisping que realizó la mejor actuación de su vida para imponerse por nocaut técnico en el segundo round al experimentado Denis Kang.

Bisping (19-2) tuvo que sobreponerse a un buen derechazo de su oponente que lo derribó. Ese primer asalto fue todo del francocanadiense, que se dedicó a trabajar en el piso. Lo sorprendente fue la estupenda defensa del inglés que nunca estuvo en aprietos e intentó un par de veces aplicar una llave de brazo.

Ya en la segunda vuelta, Michael salió herido en busca de Kang (32-12-1, 2 NC) que se cayó físicamente y no hizo más que recibir castigo hasta que el referí se apiadó de él y decretó la victoria para el local a los 4:24.

Otro que ha crecido a pasos agigantados desde su primer ingreso al octágono es Matt Brown quien se impuso sobre el ganador de TUF 9, James Wilks, por nocaut técnico en el tercer asalto.

Brown (13-7) se vio superado al inicio del combate, pero poco a poco fue enderezando el rumbo a fuerza de grandes golpes y buenas transiciones en el piso. Wilks (7-3) tuvo sus chances y no las supo aprovechar.

Con buenos momentos llegaron al tercer round. En esa instancia el inglés estuvo muy cerca de concretar un kimura, pero los inteligentes movimientos defensivos de Matt le permitieron situarse encima de su rival y lanzar una andada de golpes que terminó con las acciones cuando iban 2:27 del último asalto.

El otro ganador de TUF 9, en este caso en la división de los livianos, Ross Pearson, le ganó por nocaut técnico a Aaron Riley debido a un corte por el cual no pudo seguir peleando a los 4:38 del segundo asalto.

Pearson (12-3) trabajó muy bien con su boxeo y de manera excelente con el clinch de Muay Thai para dominar el round y medio que duró el combate. Riley (28-12-1) poco pudo hacer ante la solvencia de su rival que conectó un rodillazo espectacular que le cortó la frente. Cuando se pidió la revisión de un médico, la historia terminó allí debido a la peligrosidad de la lastimadura.

En las preliminares hubo un estupendo debut del invicto sueco Alexander Gustafsson que le ganó por nocaut en sólo 41 segundos a Jared Hamman.

Ambos salieron a intercambiar con todo y retrocedieron por la potencia de los puños, pero fue Gustafsson (9-0) el que conectó un terrible directo de derecha que mandó al suelo a Hamman (11-2). En el piso el sueco consiguió un par de golpes más que terminaron de dormir a su rival. Sin más que hacer el árbitro intercedió entre los dos dándole un excelente triunfo al debutante europeo.

Otro de los ingleses que comenzó su carrera oficial en UFC con el pie derecho fue Andre Winner quien noqueó de manera soberbia a Rolando Delgado cuando iban 3 minutos y 22 segundos del primer round.

Winner (11-3-1) venía de perder ajustadamente la final de TUF contra Pearson por lo que necesitaba una victoria y se le dio ya que evitó entrar en roses complicados con Delgado (8-5-1). Manteniendo cierta distancia y aplicando buenos golpes, Andre se fue abriendo camino hasta conseguir ese furibundo derechazo que dejó sin respuestas a Delgado y pasmados a todos los espectadores.

Al mejor estilo Dan Henderson, el peleador que se entrena en Leicester consiguió su primer triunfo en el octágono y parece preparado para conseguir muchos más.

Otro de los británicos con grandes posibilidades de progreso es el joven John Hathaway que, con sólo 22 años se mantiene invicto y derrotó por decisión unánime al experimentado Paul Taylor.

Hathaway (13-0) dominó las acciones de pie con su largo alcance y con un soberbio wrestling puso en complicaciones constantes a Taylor (10-5-1, 1 NC) que se vio frustrado y no tuvo qué hacer ante semejante actuación de su compatriota.

El oriundo de Liverpool, Terry Etim consiguió su cuarto triunfo consecutivo en UFC tras someter a Shannon Gugerty a través de una guillotina en el segundo asalto.

Luego de una pelea que comenzó tranquila, Etim (14-2) lanzó una gran cantidad  de patadas que pusieron en problemas a un Gugerty (12-4) que sólo atinó a ir en busca de un derribo. Ese fue el punto de quiebre. El inglés vio el hueco y consiguió el estrangulamiento que le dio la victoria cuando iba un minuto y 24 segundos del segundo round.

Por su parte Nick Osipczak (5-1) venció a Matt Riddle (3-1) por nocaut técnico a los 3:53 del tercer asalto mientras que Dennis Siver (15-6) hizo lo mismo frente a Paul Kelly (10-2) a los 2:53 del segundo.

Otro interesante show de UFC en el viejo continente y último del año fuera de tierras norteamericanas. Sin lugar a dudas seguimos viendo a una leyenda como Randy Couture dar pelea sin importarle su edad y ahora más que nunca irá a buscar a los mejores de las 205 lbs.

Los peleadores locales tuvieron una gran noche. En especial Dan Hardy que será el primer británico en tener la oportunidad de pelear por un título en UFC y Michael Bisping, quien dio la mejor actuación de su carrera.

El mundo de UFC también se ha globalizado y no sólo por los constantes viajes que hace el octágono para descender en diferentes territorios sino también por los colores de las banderas de los peleadores. Hace años UFC era de monopolio estadounidense y brasileño, nadie hubiese imaginado que, una década después, el boom iba a ser mundial y un canadiense y un inglés iban a disputar un cinturón. Sólo queda esperar, si la evolución es la correcta un día todos nos emocionaremos, un latino tendrá esa chance y no parece que falte tanto tiempo.