Skip to main content

La segunda parte de Evans vs. Ortiz

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Table Normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:0in;
mso-para-margin-right:0in;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0in;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:"Times New Roman";
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:"Times New Roman";
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

La primera vez que se enfrentaron fue
el 7 de julio del año 2007. Esa
noche, en el marco del UFC 73, Rashad
Evans
y Tito Ortiz terminaron
dando un gran espectáculo pero no se observó un ganador ya que luego de 15
minutos de acción, los tres jueces decretaron un empate. Más de 4 años después volverán a enfrentarse en la pelea
central del UFC 133 y los dos
planean salir con su brazo en alto.

Fue
un combate muy interesante. El ganador
de la segunda temporada de The Ultimate
Fighter
se enfrentaba a su mayor prueba hasta ese momento y no defraudó.
Por otro lado el ex campeón de los
semipesados
llegaba de perder ante Chuck Liddell y quería cambiar
rotundamente su imagen con una victoria.

Tito OrtizEl
inicio fue favorable a Ortiz que, con su estilo agresivo, controlaba a un Evans
dubitativo y falto de ideas. Con el correr de los minutos Tito se hacía amo y señor
de las acciones y los jueces lo veían como claro ganador. El problema surgió en
el segundo asalto. Allí Rashad encontró el hueco para concretar un derribo pero
su rival decidió agarrarse de las rejas
para evitar caer al suelo.

En
ese momento el referí John McCarthy le
descontó un punto a Ortiz
que, a fin de cuentas, le costaría la victoria.
Esa segunda vuelta fue favorable a Tito, pero en el tercero el cansancio pudo
más y Evans fue quien llevó las riendas del combate. 28-28 dictaminó el jurado y ambos salían sin el triunfo.

De
ahí en más tomaron caminos muy diferentes. Rashad se consolidó como uno de los
mejores peleadores de la división con triunfos sobre Michael Bisping y Chuck Liddell que lo llevarían a ganar el título que poseía Forrest Griffin. Tras ello llegó la única
derrota de su carrera contra Lyoto Machida
y luego los festejos ante Thiago Silva
y Quinton Jackson.

Para
Ortiz continuaría el sufrimiento que significaba la imposibilidad de una
victoria. Machida, Griffin y Matt Hamill
lo derrotaron, dejándolo contra la espada y la pared en su última presentación
frente a Ryan Bader. Todos sabemos
el resultado, gran derechazo de Tito que derribó a su oponente y de ahí una guillotina espectacular que le daría la
victoria.

Rashad EvansSe
lesionó Phil Davis y la leyenda de
UFC aprovechó la oportunidad. En el UFC 133 tendrá la posibilidad de finalizar
lo que empezó en el 2007 con Evans, pero ahora se enfrentará a un peleador
distinto, quizás uno de los que más evolucionó
en los últimos años.

Rashad
ya no es un peleador unidimensional con base en la lucha. Ahora la utiliza
cuando la necesita y se dedica a intercambiar
golpes
con sus rivales. Poseedor de una derecha letal y de una
extraordinaria velocidad de piernas
quiere reclamar lo que alguna vez fue suyo e intentará que Tito sea el rival
que le brinde esa posibilidad.

Ortiz no tiene nada que perder. Se enteró hace pocos días
que será parte del combate y, de ser considerado prescindible y estar a una
derrota de ser despedido, pasó a tener una oportunidad de oro que lo dejaría a
un triunfo del cinturón.

Los
peleadores están presentados, el combate no será el mismo que hace 4 años y el
premio tampoco. El cinturón está muy
cerca y ambos quieren atraparlo.
Pero para eso tendrán que ganar el próximo 6
de agosto
cuando se enfrente en el combate estelar del UFC 133.