Skip to main content

La estrategia: Cada vez más determinante

En las Artes Marciales Mixtas (MMA por sus siglas en
inglés) la planificación es como una hoja de ruta, un elemento esencial que nos
da previsibilidad, seguridad y por sobre todo una visión. Un buen planificador
debe saber delinear una estrategia que potencie las fortalezas de su pupilo y
explote las debilidades de su contrincante. 

El pasado fin de
semana
, el actual campeón de los pesos completos del UFC, Caín Velasquez, ejecutó a la perfección la estrategia de combate que mejor
se adapta a sus habilidades. En la previa, hasta el mismo Dos Santos, imaginó un escenario distinto para la revancha. El
brasileño fue neutralizado por el wrestling ofensivo del mexicano, que impuso
un ritmo avasallante durante los cinco asaltos. La pregunta que nos viene a la
mente es la siguiente: ¿Hubiera sido distinto el resultado de aquel primer
combate en caso de implementarse la estrategia llevada a cabo el 29 de
diciembre?

El estratega tiene
la capacidad de recrear diversos escenarios que pueden suceder en una batalla,
anticipándose a los hechos y desarrollando un plan acorde a lo que imagina que
puede llegar a acontecer. El estratega intenta minimizar la improvisación o por
lo menos controlarla y encauzarla. Un luchador inteligente aprende a reconocer
la voz de su entrenador entre la muchedumbre, algo realmente difícil de dominar
en el fragor de la lucha. Los campamentos de entrenamiento son claves para
internalizar la estrategia de combate, algo que puede llevar meses de
preparación. Un equipo de trabajo diligente, recurre a los archivos de video
para analizar al oponente, detectando vicios y buscando patrones que puedan
exhibir cierta previsibilidad en el contrincante. Por eso, intentan emular los
comportamientos del rival en las prácticas, buscando luchadores de similares
características que puedan asemejarse a lo que verán dentro del octágono.

Por supuesto, no
faltan aquellos que relacionan a la estrategia con el estilo ¨conservador¨ o
aburrido de muchos competidores. La estrategia de ¨lay and pray¨ (echarse y
rezar) popularizada por alguno wrestlers, puede confundir y llevarnos a pensar
que todo aquel que lleva adelante un ¨gameplan¨ (estrategia) se convierte en
alguien calculador, que hace lo mínimo e indispensable para ganar. La
estrategia adopta varias formas y no debemos reducirla a un determinado
accionar.

Es cierto que hay
quienes poseen una aversión por la estrategia y la planificación. Chael Sonnen es uno de ellos: ¨Yo no creo en la
planificación. Esto es lo menos sofisticado y menos pensado que puedes hacer en
tu vida. Dos hombres semidesnudos entran en una jaula de acero y pelean por el
aplauso de una muchedumbre ruidosa y alcoholizada. No necesito un plan para
eso¨ declaraba el hombre más polémico del UFC.

Quinton Jackson, quien tendrá su última pelea este mes en UFC on FOX 6, otro de los que suele entrar al
octágono sin un libreto prediseñado, llama ¨cobardes¨ a todos los rivales que
lo llevaron a la lona y utilizaron el wrestling para neutralizarlo: ¨Los llamo
cobardes. Sólo corren alrededor del octágono, planifican y te llevan al suelo.
Los derribos son parte del juego. Pero ellos sólo se acuestan sobre ti y
descansan. Eso me parece repugnante¨ afirmó Rampage en referencia a sus últimas
derrotas.

Ustedes que creen
¿la planificación es parte de la evolución natural y sofisticación de las MMA
actuales o un paraguas de protección para aquellos que hacen lo mínimo e
indispensable para obtener la victoria?