Skip to main content

Junior Dos Santos aprendiendo de la derrota

El brasileño Junior Dos Santos se enfrentará con
Mark Hunt el próximo sábado en la pelea co estelar del UFC 160.

Caín Velásquez defenderá su cinturón de
campeón de peso completo ante Antonio Silva en esta función. Tras perder el título con el
mexicano recibiendo una verdadera golpiza, el peleador nacido en Santa Catarina
buscará retomar la senda del triunfo y recibir la oportunidad de combatir nuevamente
por el cetro de la máxima división.

Parece ayer pero fue el 29 de diciembre del año 2012.
Junior Dos Santos llegaba como el mejor peleador de la división y exponía por
segunda vez su título. Le daba la revancha a su predecesor Caín Velásquez, a quien
había derrotado en apenas 64 segundos en su primer choque. Sin embargo en esta
oportunidad todo sería diferente.

Caín salió hecho un toro desde el inicio. Golpeó, derribó
y castigó durante 25 minutos al campeón para quitarle el título y dejarle en
claro que debería hacer mucho para recuperarlo. El primer paso lo dará el próximo
sábado 25 de mayo frente a un golpeador de aquellos como es el neozelandés Mark
Hunt en una pelea que promete nocaut desde los primeros instantes.

Mucho se habló de los problemas personales de Junior de
cara a ese combate en el que perdió su título. Se había separado de su esposa y
no estaba plenamente enfocado en lo que debía hacer. Hoy se terminaron las
distracciones y si quiere volver a tener ese cinturón, deberá demostrarlo en el
octágono.

“Siempre que veo a Mark Hunt brinda un verdadero espectáculo
y creo que eso es lo que pasará. Es un peleador muy duro y será divertido para
los fanáticos. Trataré de mantener la pelea de pie, pero si es necesario
llevarla al piso lo haré, por algo son Artes Marciales Mixtas”, reconoce el
peleador cuyo record en el octágono es de 9 victorias y una derrota (15-2 como
profesional).

Siendo uno de los mejores, o tal vez el mejor golpeador
de la máxima división, con una variedad de golpes que pocos tienen en el
deporte, la mentalidad de Dos Santos dio un giro. Velásquez le demostró que con
golpear no alcanza y debe atacar en todo momento y desde todas las posiciones
si quiere salir con su brazo en alto.

“Debo olvidar que perdí y seguir adelante, pero aprendí
mucho esa noche. Me di cuenta que necesito mejorar mi lucha y mi Jiu Jitsu si
busco el campeonato. Ahora es todo más claro para mí: No puedo volver a tener
el título sólo con mis puños”, dice “Cigano” aunque con el poder que tiene en
cada uno de sus envíos es probable que lo consiga.

Preparándose para enfrentar al holandés Alistair Overeem,
recibió la mala noticia que una lesión lo alejó del octágono y frente a él
quedó Hunt. “Yo pensaba que estaban bromeando. Habló tanto y otra vez se fue.
Ya está, para mí es pasado”, dice un quien tiene varias cuentas que saldar con
el ex campeón de Strikeforce.

Para muchos el mejor
boxeador que hay en la actualidad en UFC, su gran cantidad de nocauts y la
variedad en las definiciones juegan a su favor y querrá demostrarlo nuevamente
ante Mark Hunt en una pelea que pica en punta para ser la mejor de la noche.
Eso sí, el objetivo de Junior Dos Santos es otro: Volver a ser campeón de peso
completo.