Skip to main content

Jones frente a otra prueba de carácter

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Table Normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:0in;
mso-para-margin-right:0in;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0in;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:"Times New Roman";
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:"Times New Roman";
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

El Campeón de Peso Semicompleto de UFC, Jon Jones, expondrá por primera vez su título el próximo sábado 24 de septiembre frente al ex titular
de la categoría, Quinton “Rampage”
Jackson
en el Pepsi Center situado en Denver, Colorado.

A
comienzos de año se le veía como un joven de futuro prometedor. Su 2011
comenzaría con victoria el 5 de febrero en UFC 126 ante Ryan Bader en un duelo de invictos y, esa noche, llegaría el primer
regalo. Rashad Evans no podría
enfrentarse a Mauricio “Shogun” Rua
por una lesión y tendría la oportunidad de reemplazarlo.

Un mes y 14 días después en UFC 128 volvería a ingresar
al octágono y saldría con el cinturón
de campeón en su poder. Con una
demostración de habilidad sencillamente espectacular, le dio una verdadera
paliza al brasileño y el futuro se volvía presente en un abrir y cerrar de
ojos. Desde ese día todas las miradas se posaron en él.

Ahora deberá justificar lo hecho hasta aquí manteniendo el título en su
poder durante mucho tiempo. Sin embargo, el próximo sábado, frente a él estará Rampage
Jackson y ya dejó clara sus intenciones desde el inicio: Quiero mi campeonato de nuevo.

Pero
para conseguirlo tendrá que destronar a un Jones
que parece imparable. Desde la
contextura física ya es un problema enfrentar. Las 84 pulgadas y media que tiene de alcance lo transforman en el
peleador con más tamaño en esa faceta. Utiliza muy bien su jab y se da el lujo
de pelear muchas veces con la guardia baja porque a los rivales les cuesta
golpearlo.

A
la hora de intentar llevarlo al piso parece igual de imposible, porque tiene un movimiento de cadera espectacular dejando en nada los intentos del oponente. Pero cuando él intenta llevar la pelea
allí, den por seguro que lo conseguirá.

Y
si del suelo se trata, ninguno en su sano juicio querrá correr ese riesgo
contra Jones. Al tener los brazos tan largos, puede colocarse en la guardia de
su rival de tal manera que, pegando arrodillado, la fuerza del impacto sea mayor (porque sus puños
tienen mayor recorrido).

Si
decide pasar la guardia, su habilidad es sorprendente. Con algunos rápidos
movimientos, consigue la montada lateral, de allí con mucha facilidad
una especie de crucifijo y comienza
la danza de los codos. Uno tras otro
impactan en el rostro de su oponente hasta que el réferi dice basta.

Si
a todo eso le sumamos la impronta
de inventar golpes pocas veces vistos con giros a 360 grados, los rodillazos y patadas voladores, la simplicidad con la que hace las cosas, la
capacidad de resolver situaciones adversas y la calidad a la hora de moverse
dentro del octágono; estamos hablando de una persona casi invencible.

Eso
sí, cualquier peleador puede pecar de confiado,
caer en la trampa de la soberbia y
no levantarse más tras un golpe bien conectado de su rival. Y de eso deberá
preocuparse Jones el próximo sábado.

Dicen
que el zorro sabe por zorro, pero más sabe por viejo y Quinton “Rampage” Jackson es un viejo zorro de las artes marciales
mixtas. Tiene de sobra lo que le falta a Jon Jones: Experiencia y, de conseguir un triunfo, en gran parte será por eso.

Jon
Jones vs. Quinton “Rampage” Jackson por el título de los Pesos Semicompletos, una
pelea increíble.