Skip to main content

Jonathan Goulet, por un triunfo esperado

Desde el octágono, Por Emiliano Cándido - 33 combates como profesional y sólo tres terminaron en manos de los jueces. Eso es un claro sinónimo de salir a dar la vida en cada pelea y dejar todo por hacerse con la victoria. Quizás su carrera en UFC no tenga triunfos resonantes, pero Jonathan Goulet es uno de los peleadores más reconocidos por su entrega cada vez que ingresa al octágono.

Desde el octágono, Por Emiliano Cándido

33 combates como profesional y sólo tres terminaron en manos de los jueces. Eso es un claro sinónimo de salir a dar la vida en cada pelea y dejar todo por hacerse con la victoria. Quizás su carrera en UFC no tenga triunfos resonantes, pero Jonathan Goulet es uno de los peleadores más reconocidos por su entrega cada vez que ingresa al octágono.

Goulet, nacido en Quebec, Canadá, es preso de su irregularidad y tiene 4 triunfos y la misma cantidad de derrotas en la empresa de Dana White. Fue partícipe de grandes enfrentamientos, pero ya hace casi un año y medio que no ve acción tras caer por nocaut ante Mike Swick en diciembre de 2008.

Triunfos previos sobre Jay Hieron, Paul Georgieff y Luke Cummo, demuestran que su nivel toca puntos muy altos, pero derrotas contra Duane Ludwig, Josh Koscheck y Dustin Hazelett dejan muy claro que tiene que terminar de madurar para colocarse definitivamente en el grupo de los mejores.

Su oportunidad de aparecer en los primeros planos estará el próximo sábado 8 de mayo en el UFC 113, cuando se enfrente con el ex boxeador profesional y uno de los golpeadores más potentes de la división welter: Marcus Davis.

Sabiendo que su oponente es muy complicado de vencer, tendrá que dejar todo de sí para salir con su brazo en alto. De pie tendrá que esquivar los directos y en el piso evitar las rápidas transiciones que lo pueden poner en serios problemas.

“Tengo mucho respeto por Marcus. Él es un verdadero guerrero y si quiero conseguir el triunfo, sé que tendré prácticamente que matarlo porque nunca se rendirá y peleará hasta el final. No tengo nada contra él, hasta creo que es un muy buen muchacho, pero esa noche será mía. Esa noche tiene que ser mía”, reconoce Goulet, muy exigente.

Esa exigencia parte de un punto muy importante: pelea en Montreal y será local como pocas veces en su carrera. Esa posibilidad ya la tuvo en abril del 2008 cuando derrotó por nocaut al japonés Kuniyoshi Hironaka. Es por eso que ya sabe lo qué esperar de su público y, por suerte para él, es algo muy positivo.

“Debo reconocer que me encanta pelear en Montreal. Poder entrar al octágono frente a mi gente no es una presión, al contrario, me dan más fuerza para terminar con el combate antes del límite”, comenta esperanzado de poder cumplir sus metas.

Para ello necesita focalizar sus entrenamientos en diferentes aspectos. Pero Jonathan comenta en que los aficionados tendrán que estar atentos debido a lo mucho que ha mejorado desde la última vez que pisó el octágono.

“Necesito corregir muchas cosas en mi wrestling y en mi boxeo, también necesito ser más liviano y más rápido”, explica y continúa aclarando: “No estoy diciendo que sea malo, sólo quiero decir que tengo mucho por mejorar en esos aspectos. Hace mucho que no peleo, creo que varios se sorprenderán”.

Con un record en UFC conocido en el mundo de las artes marciales mixtas como 50-50 (ganó la misma cantidad de peleas que perdió), su meta a corto plazo tendría que ser encontrar regularidad. Pero Goulet piensa más allá y hasta se anima a decir cuál es su ejemplo a seguir en este deporte tan competitivo.

“Mi objetivo es tener buenas performances, ganar mis combates y mantenerme un buen tiempo en UFC. Quiero probarme a mí mismo y pelear aquí por los próximos diez años. Ser como Randy Couture es una de mis metas, él tiene 46 años y todavía pelea como un grande, me encantaría estar en esa forma a su edad y llegar en algún momento a ese nivel”, relata ilusionado.

Es ineludible consultarle si le interesaría tener una revancha con Mike Swick, tanto se habló antes del combate y una ráfaga de Swick lo terminó antes de que siquiera comenzarán. Sin embargo el canadiense está muy centrado y no exige más de lo que merece.

“Creo que hoy en día no puedo elegir a ningún oponente y tengo que dejar que UFC decida. No he tenido suerte en mis últimos combates así que pelearé con quien me pongan enfrente e intentaré vencerlo. Quiero darle a los fanáticos peleas emocionantes como intento usualmente y luego sí comenzaré a hablar de alguna que otra pelea que me gustaría tener”, dice esperando tener una buena cantidad de triunfos que lo coloquen en una mejor posición.

Ejerciendo de forma espectacular un rol como periodista, Jonathan Goulet se encarga de explicarle a los fanáticos por qué no deben perderse el UFC 113: Machida vs. Shogun II.

“Si quieren ver acción de verdad, tienen que mirar el UFC 113 en vivo desde el Bell Center en Montreal. ¿Por qué? Shogun hará todo lo posible por sacarle el cinturón a Machida que lo defenderá tan duro como pueda. Patrick Cote volverá por primera vez desde que perdió su posibilidad por el título y está muy hambriento”, comenta mientras realiza una publicidad excelente del evento.

Y para finalizar, le deja a los seguidores del deporte la frutilla del postre del próximo evento.

“Marcus Davis necesita el triunfo luego de sus dos derrotas por lo que intentará vencerme y yo estaré más listo que nunca para pelear en mi ciudad. Esa noche será mía. Si ustedes quieren verdadera acción, estarán muy bien atendidos, no se lo deben perder”, concluye.

Entonces deberemos observar que puede ofrecer Goulet en su regreso tras estar fuera de acción por un buen tiempo. Su rival es muy complicado y viene con ganas de triunfar.

Las mismas ganas que esa noche tendrá Shogun de arrebatarle el cinturón a Machida, ese cinturón que ya estuvo muy cerca de conseguirlo en octubre del año pasado, pero que un brusco giro del destino se lo arrebató cuando todos lo daban por hecho.

Ya lo dijo Goulet, no se deben perder el UFC 113, y con la experiencia que tiene este canadiense, habrá que prestarle atención. Su carrera está llena de altibajos, pero de artes marciales mixtas sabe y mucho. Jonathan Goulet irá por un triunfo muy esperado, uno que lo deje seguir peleando dentro del octágono por mucho tiempo, tal y como lo soñó durante toda su vida.