Skip to main content

Joey Beltrán, con la frente bien alta


Las peleas preliminares del UFC 119 televisadas en directo por Spike TV, no podrían haber arrancado de mejor forma. Matt Mitrione y Joey Beltrán se brindaron de lleno para los más de quince mil espectadores que colmaron el Conseco Fieldhouse de Indianápolis, llevándose  los honores por la “Pelea de la Noche” junto con un cheque de setenta mil dólares cada uno. <?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />
 
Cuando el tercer hombre dentro del octágono, Herb Dean, señaló el comienzo de la pelea, Mitrione rápidamente tomó el control de las acciones, cercando a su rival contra las rejas, y descargando todo tipo de combinaciones con malas intenciones.
El ex jugador de fútbol americano se mostraba en impecables condiciones físicas, ligero en sus desplazamientos y visiblemente más activo que su rival.
Beltrán, sacó provecho de su boxeo de contragolpe en un par de oportunidades, conectando con golpes claros sobre el rostro de su rival. Con su espalda contra las rejas, Mitrione aseguró el clinch de muay thai y propinó un rodillazo sobre el abdomen de Beltrán, que, al verse superado en la lucha de pie, decidió llevar el combate a la lona con un derribo de dos piernas. Una vez en la suelo, el “Mexicutioner” logró cambiar el curso de la pelea con sus golpes a ras de lona, finalizando el round de manera convincente y dando una fuerte imagen positiva frente a los ojos de los jueces. Mitrione se mantuvo activo en el suelo, tratando de cerrar en varias oportunidades la estrangulación por triángulo aunque de manera infructuosa.
 
El segundo round arrancó con una tónica similar, Mitrione siendo el agresor, utilizando sus patadas, las mismas que fueron tan efectivas en su victoria frente a Kimbo Slice. 
Beltrán, por otro lado, esperaba el momento en que su rival se mostrara expuesto para contragolpear y transformar la pelea en una riña callejera.
Ambos luchadores intercambiaban golpes despiadadamente y de milagro ninguno conectaba de forma limpia. Beltrán parecía demasiado cansado como para completar sus derribos y sus golpes no encontraban destino. El ocaso del segundo round vio a un Mitrione fortalecido y a un Beltrán cortado y afectado por las patadas de su rival.
 
El tercer y último round fue claramente para el “Cabeza de Carne”. Beltrán tenía dificultades para encontrar la distancia, fallando la mayoría de sus golpes. Mitrione utilizaba su jab como un pistón y su patada frontal para mantener a raya al guerrero azteca.
 
Luego de tres rounds de acción sin respiro, los jueces tendrían que dar su veredicto. La decisión fue cerrada pero unánime (29-28) a favor de Mitrione. En la entrevista post-pelea, Matt se mostró más que satisfecho con su actuación:
 
“Me siento genial. Todo salió exactamente como lo esperaba. Pensé que podría noquearlo pero su quijada es más fuerte que lo que suponía. Joey no utilizó sus habilidades en la lucha y eso me sorprendió. La pelea fue a tres rounds pero mi tanque de gas podría haber durado dos rounds más”.
 
Con esta victoria, Mitrione está listo para enfrentar a rivales de mayor calibre. Beltrán, con la frente bien alta, deberá revisar el cassette de la pelea para evaluar los errores cometidos y volver más fuerte que nunca.