Skip to main content

Jim Miller: Autoexigencia la clave de la excelencia

El sábado 29 de diciembre en la pelea co estelar
del UFC 155, el muchacho de Filadelfia estará un paso más cerca del título si
logra vencer de forma contundente a Joe
Lauzon
, el hombre con mayor número de bonos de la noche luego del fenómeno Anderson Silva

Seríamos demasiado injustos si juzgáramos a Jim Miller por sus derrotas. Todas ellas han sido frente a hombres
que más tarde se convertirían en campeones o retadores de las 155lbs (Frankie Edgar, Gray Maynard, Benson
Henderson
y Nate Díaz). Miller
cree que su nombre debe estar dentro de esa lista y es difícil argumentar en su
contra.

El plan no parece sencillo ¨Ganar siendo tan dominante como se
pueda¨.

El próximo sábado, Jim Miller estará llenando el lugar vacío
dejado por Gray Maynard, baja por
lesión en una de sus rodillas. El llamado fue justo lo que estaba esperando
luego de recibir el visto bueno de los médicos tras el desgarro sufrido en un
músculo extensor de su pie en el combate frente a Nate Díaz en mayo. Jim estuvo
inactivo de mayo a agosto, con una bota ortopédica en su pierna y caminando con
la ayuda de muletas. Totalmente recuperado luego de un campamento de
entrenamiento intenso, Miller ha dejado atrás la lesión y se prepara para su
próximo desafío frente a un definidor como Joe Lauzon:

¨Joe ha finalizado a todos los oponentes que ha vencido. Yo
también he luchado con tipos que han definido a todos sus rivales. Estoy
confiado que voy a ganar el combate ya que sé que puedo ganarle a cualquiera en
mi división¨

Jim Miller no es el atleta más dotado de su división ni un talento
natural de esos que aparecen una vez cada tanto. El zurdo es un trabajador del
octágono que se pone el overol en cada combate. Autocrítico hasta en la
victoria, Jim no suele estar satisfecho si no logra imponer su voluntad sobre
su oponente:

¨En la pelea con Guillard estaba contento por la victoria y por el
hecho de haber logrado la  finalización.
Pero no fue una victoria dominante de dos minutos. Melvin conectó un golpe y
eso no es lo que yo quiero. Quiero entrar al octágono para hacer que mi rival
luzca muy mal. Quiero golpear y dominar de campana a campana. Trato de
superarme y por eso soy muy autocrítico¨ señala el menor de los Miller.

Joe Lauzon plantea ciertos interrogantes que sólo se develarán la
noche del 29. Joe ha pulido su striking y es hoy un luchador muy completo.
Recordemos que fueron los golpes de puño los que generaron la chance para la
sumisión en el combate frente a Melvin Guillard. Su juego en la lona es igual
de peligroso, con una guardia activa tanto para atacar como para defenderse con
su espalda sobre la lona.

Miller posee un elevado porcentaje de victorias por la vía de la
sumisión y junto con su wrestling lo convierten en una fuerza en su división.
Aunque para aspirar a lo más alto necesita una victoria sobre un nombre
importante, algo que se le ha negado en el último tiempo. Joe Lauzon será una
buena medida para saber que lugar ocupa cada uno en la división de las 155lbs.