Skip to main content

GSP: En busca de una nueva defensa

Con seis defensas
titulares en su espalda, el canadiense Georges
St-Pierre
ha construido un legado difícil de empardar. Una victoria por sobre el campeón
interino del UFC, Carlos Condit, el 17 de
noviembre
, no haría más que ratificar su posición como uno de los mejores
¨libra por libra¨ de la historia, peleando ese lugar codo a codo con Anderson Silva. 

Condit ha esperado
esta oportunidad toda su vida, y sus chances se multiplicaron producto de la
prolongada inactividad que acarrea GSP. ¿Será este el momento de un cambio de
guardia en las 170lbs o simplemente una amenaza más que no logra
materializarse?

En diciembre del
2011, St-Pierre sufrió una de las lesiones más delicadas
para un deportista profesional: la rotura del ligamento cruzado anterior de su
rodilla. Este ligamento es la ¨columna vertebral¨ de la rodilla, cumpliendo la
función de estabilización de la articulación. Generalmente, la inactividad
provocada por esta lesión varía entre 6 y 9 meses luego de la operación. GSP ha
estado fuera por más de un año y medio por lo que se espera una recuperación
total de la lesión:

¨La lesión fue
algo negativo en un principio, pero se convirtió en algo positivo al final
porque me permitió corregir mi entrenamiento y mejorarlo. Me divierto más a la
hora de entrenar¨ reflexiona el canadiense.

GSP se ha
preparado mentalmente para este combate, convencido que ya no es más el monarca
de las 170lbs. El oriundo de Quebec, Canadá se considera un retador al título,
pese a que Bruce Buffer lo estará presentando en segundo lugar: ¨Es una
oportunidad titular frente al campeón, Carlos Condit¨ declaró St-Pierre en
conferencia de prensa.

Condit tampoco se
siente un verdadero campeón. El interinato es sólo un título provisorio hasta
enfrentar al verdadero poseedor de la presea dorada.

En lo que a
estilos se refiere, Condit es un striker impredecible, capaz de lanzar
sus golpes desde ángulos no convencionales, usando el abanico completo de
recursos: golpes de puño, codos, rodillazos, patadas al cuerpo y a la cabeza.
Carlos no sigue un patrón en sus ataques y rara vez repite sus combinaciones.
Su juego en la lona es impecable, habiendo finalizado a 13 oponentes por la vía
de la sumisión. Su guardia es tramposa y tiene la capacidad de capitalizar
cualquier descuido de su rival con su espalda sobre la lona.

GSP ha entrenado
con los mejores boxeadores del mundo. Freddie Roach alguna vez señaló que
St-Pierre es como una ¨esponja¨ capaz de absorber conceptos con relativa
facilidad y repetirlos una y otra vez hasta el hartazgo. Su mejor arma es el jab, el mismo que utilizara para dominar a Josh Koscheck en su segundo enfrentamiento. Georges no tiene la fluidez
natural de un púgil, pero ha demostrado la evolución de su juego de manos en
sus últimos compromisos. El pupilo de Firas
Zahabi
tiene una notable superioridad en el wrestling (tanto ofensivo como defensivo)
en comparación con su rival y con cualquier otro welter. La explosividad de sus
derribos no admiten defensa alguna. Allí estará la clave para GSP. Los puntos
otorgados por los derribos serán vitales.

St-Pierre ha
aceptado las críticas por su escaso porcentaje de finalizaciones y ha dicho
quiere cambiar esa tendencia. Condit aseguró irá por el título y ejercerá
presión constante sobre el canadiense. Una receta perfecta para el plato fuerte
de la velada.