Skip to main content

¡Gracias por todo Rampage!

El
ex campeón de peso semicompleto de
UFC Quinton “Rampage” Jackson perdió el que parece ser fue su último
combate
dentro del octágono frente al brasileño Glover Teixeira y, acumulando por primera vez en su carrera como
profesional tres derrotas consecutivas,
deja una compañía que lo vio atravesar sus mejores momentos en las Artes
Marciales Mixtas (MMA por sus siglas en inglés).

Habiéndose
convertido en una estrella en este mundo en el ring japonés de Pride, hizo su
llegada a UFC el 3 de febrero del año
2007
. En su debut noqueó a Marvin Eastman en el segundo asalto y
dejó claro que iría por el cinturón. Un cinturón que en ese momento tenía su
compatriota Chuck Liddell a quien ya
había derrotado en el 2003.

Su
deseo se volvió realidad en el UFC 71
cuando estelarizó el evento junto a “The Iceman”. Esa noche la derecha cruzada de Jackson hizo
estragos y en un minuto y 53 segundos le quitó el título a un campeón que
parecía invencible. Tras ello, su primera y única defensa exitosa en la que
unificó con el campeón de Pride Dan
Henderson
, consiguiendo la victoria por decisión unánime luego de 5 asaltos muy duros. Pero desde ese
momento comenzarían las irregularidades.

Después
de ser entrenador de la séptima temporada de The Ultimate Fighter junto a Forrest
Griffin
se enfrentaron en el UFC 86,
donde Griffin se llevó un controvertido triunfo por decisión y le quitó el
campeonato de los semicompletos, uno de los más respetados de todos los
tiempos.

Luego
llegaría el tiempo de revancha ante Wanderlei
Silva
, quien lo había masacrado en dos oportunidades en tierras niponas,
pero que poco podría hacer antes de caer noqueado en el primer asalto de su
tercer enfrentamiento. Tiempo después su rival fue Keith Jardine y su victoria fue clara por fallo unánime.

Las
lesiones y su ingreso en Hollywood
para estelarizar “A-Team” lo mantuvieron alejado del octágono por más de un año.
Además volvió a ser entrenador de TUF, en este caso contra Rashad Evans quien, tiempo después, lo
dominaría hasta vencerlo por decisión.

Su
última gran victoria fue en el UFC 123
cuando se impuso al brasileño Lyoto
Machida
por fallo del jurado, misma vía que utilizaría meses después para
derrotar a Matt Hamill y recibir la oportunidad titular que tanto estaba
buscando. Pero llegó la debacle. Derrotas ante Jon Jones, Ryan Bader y
esta última frente a Glover Teixeira,
más el fin de su contrato con UFC hacen que Jackson piense, por primera vez en
su vida, dejar el deporte en un segundo plano.

“Tengo
que pensar muy bien qué es lo que sigue.
He estado en este negocio durante 13
años
y ha cambiado. Yo solía ser uno de esos peleadores que salía y hacía
emocionar al público, uno de los pocos que siempre
daba un gran espectáculo
. No sé si podré volver a competir con los mejores,
esa es la realidad. Veré qué hago en
un futuro, pero por el momento aquellos que quieran un combate duro y
entretenido, saben a quién tendrán que llamar”, concluyó Rampage.

32 victorias y 11 derrotas, 7-5 en UFC
y ex campeón de peso semicompleto. Como él mismo lo dijo,
uno de los peleadores que mayores batallas ha librado en el deporte. ¿Dirá
adiós o seguirá combatiendo? Parece que la primera opción es la más fuerte y si
decide retirarse no queda otra cosa más que agradecerle. ¡Hasta siempre Rampage!