Skip to main content

Frankie Edgar y su decisión de no bajar a los plumas

El
estadounidense ex campeón de peso ligero,
Frankie Edgar, tendrá la posibilidad
de recuperar su título cuando se enfrente el próximo sábado 11 de agosto en la
pelea estelar del UFC 150
a Benson Henderson. Pero la pregunta que
surgió hace ya mucho tiempo sigue dando vueltas en el aire ¿Por qué no pelea en
peso pluma? ¿Por qué “regala” centímetros y kilos en una categoría donde sus
rivales son mucho mayores?

Su
estatura y contextura física lo dejan muy claro: Edgar es un peleador pequeño para la categoría en la cual
reinó y buscará reinar nuevamente. Sus rivales imponen una diferencia física
notable en la mayoría de sus enfrentamientos, pero él sigue pensando lo mismo,
siempre se enfoca en su siguiente pelea y, al estar tan cerca de la cima, es
imposible que tome una decisión tan drástica como bajar de peso.

¿Para
qué? ¿Es necesario? Por el momento no. Con un record combinado de 14-2-1 es imposible decir que su idea
de mantenerse como peso ligero es errónea.
El desgaste que muchos logran en sus rivales con un trabajo físico en el clinch
contra el octágono, él lo consigue con velocidad. Sus espectaculares
combinaciones, su velocidad de desplazamiento y la variedad de golpes que posee
dejan mal parados a sus oponentes y eso lo favorece.

Todo
su reinado como campeón (abril de 2010 a febrero de 2012) escuchó muchos
consejos. “Debe bajar y pelear con José
Aldo
”, “está recibiendo mucho castigo y eso será perjudicial para su
carrera”, y así miles, pero todos son teóricos ya que Frankie demuestra que le
gana a los mejores y que, si pierde, deberán esforzarse al máximo.

Mark Bocek, Sean
Sherk
, Tyson Griffin, BJ Penn y Gray Maynard engrosan la lista de sus derrotados en la categoría
cuyo límite son los 70 kilogramos.
¿Por qué pelear en 66 si en realidad dominaba? Su derrota con Benson Henderson trajo más preguntas
que respuestas y aumentó las expectativas de los fanáticos por verlo pelear
como peso pluma. Sin embargo, tras un combate muy cerrado, pidió su revancha y la
recibió.

El
problema que surge con el actual campeón es, justamente, el peso. Henderson es de los peleadores más grandes de la división
y eso puede jugarle muy en contra a Edgar en la revancha que tendrán el próximo sábado, en un combate que promete
tanta acción como el primero.

Hoy
el foco del ex campeón debe ser recuperar
su título. Contendientes luego
habría muchos ya que la categoría está superpoblada. Pero ¿Lo hará cambiar de
opinión una nueva derrota? Ahí la respuesta puede ser afirmativa.

Perder
nuevamente con Benson significaría tener que hacer un largo camino para obtener
una oportunidad que, con dos derrotas, sería casi imposible de recibir. Algo
completamente diferente a lo que sucedería si toma la decisión de pelear en
plumas. Podría pasar un hecho similar al que ocurrió con Kenny Florian: Un combate por la posibilidad titular y, de
conseguir el triunfo, encarar al campeón.

Pero
todo es hipotético. Del resultado
del combate seguramente dependerá el futuro de Frankie Edgar. Si gana, se quedará en la categoría que fue monarca
para seguir reinando. Si pierde tal vez reflexione y busque cambiar de
división. Esa es una respuesta que sólo conoce él y luego del UFC 150 puede que se haga pública. Por
ahora habrá que seguir especulando.