Skip to main content

Frank Mir: Un cubano en el UFC

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Table Normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin:0in;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:Calibri;
mso-fareast-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:"Times New Roman";
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;
mso-ansi-language:ES-AR;}

Su nombre completo
es Francisco Santos Miranda, y nació
el 24 de mayo de 1979 en Las Vegas, Nevada. Cuando Royce Gracie hacía su debut en el octágono allá por noviembre de
1993, Frank tenía tan solo 14 años y observaba junto a su padre cómo este
sujeto llevaba a sus oponentes al suelo y los sometía con relativa facilidad:

Su nombre completo
es Francisco Santos Miranda, y nació
el 24 de mayo de 1979 en Las Vegas, Nevada. Cuando Royce Gracie hacía su debut en el octágono allá por noviembre de
1993, Frank tenía tan solo 14 años y observaba junto a su padre cómo este
sujeto llevaba a sus oponentes al suelo y los sometía con relativa facilidad:

“Yo tenía
14 años y miraba con mi padre cómo todos los luchadores eran derribados y
sometidos por el pequeño y delgado Royce Gracie. No podía creer lo que estaba
sucediendo. Mi padre quiso aprender rápidamente lo que Gracie hacía en el
suelo, pero yo aún defendía lo que me habían enseñado. Creía que podía
defenderme contra el jiujitsu en lugar de ser humilde y tratar de aprenderlo”.

Años más
tarde, Frank se enamoraría del jiujitsu y lo utilizaría como principal
herramienta dentro del octágono. Con apenas 5 años de entrenamiento en la
disciplina, Mir obtendría su cinturón
negro
a manos de Ricardo Pires.

Lo que muy
pocos conocen sobre Frank Mir es que la sangre
latina
corre por sus venas:

“Mi padre
es cubano y mis ancestros son de
Marruecos. Sabemos que allí había una tribu de rusos llamados Mir cuyo significado es “paz”. Es gracioso porque ese es el tipo
de persona que soy. Tengo una personalidad muy relajada”.

Su padre,
como buen cubano, fanático del boxeo
le ha transmitido a su hijo la pasión por este deporte:

“Realmente
me enamoré de este deporte. Me he dado cuenta que, de todas las diferentes
artes marciales, el boxeo es probablemente la más importante”.

Mir
aprendió las artes marciales mixtas a duras penas. Su padre tenía su propia
escuela de Kempo Karate y Frank
sintió un gran peso sobre sus
hombros al ser el hijo del maestro.

“Como hijo
del dueño de la escuela, sentí la responsabilidad de no ser derrotado por el
resto de los alumnos, a pesar de que siempre me enfrentaba con rivales de mayor
edad. Aún hoy tengo una fractura en mi mandíbula producto de aquellos días”.

El próximo
30 de mayo, Mir tendrá un difícil compromiso frente a otro talentoso veterano
en Roy Nelson. El ex campeón mundial
de los pesados tratará de ratificar su buen momento luego de un andar irregular
en sus últimas presentaciones.

“Roy es un peleador
extremadamente fuerte. Por mi parte será una pelea muy técnica y trataré de
mantenerlo fuera de balance. Siempre
he creído que Roy Nelson
podría ser más efectivo en las 205 libras, ya que hay peleadores de mayor
tamaño en la división de los pesados. Es difícil argumentar en su contra ya que
su única derrota dentro del UFC ha sido frente a Junior Dos Santos, un alto contendiente y por decisión”.

Frank Mir
es un producto de exportación de alta calidad como lo son los cigarros cubanos
o los clásicos mojitos de La Habana.
Esperemos que logre plasmar todo ese talento en el próximo
UFC 130.