Skip to main content

Erik Perez: En Busca de la Cordura, Parte 2

Seguimos con la segunda parte de la entrevista al mexicano Erik Perez, quieb debutó con victoria en el evento TUF Live Finale el pasado 1o de Junio en Las Vegas.

*Lean la primera parte de su entrevista aquí.

Pérez
sabía que para sobresalir en el mundo de las Artes Marciales Mixtas debía rodearse con la mejor compañía, así
que, ayudado por su entrenador de golpeo, Mike Valle, envió una carta a Greg Jackson, solicitando un lugar en
su campamento. La respuesta llegó y fue afirmativa, pero llegar a Albuquerque
no sería sencillo y como todo en la carrera de Pérez, debía esforzarse una vez
más para lograrlo.

“Ya
sabes que todo es un negocio, el que va tiene que pagar dinero al
gimnasio,  así que gané una pelea agarré dinero de ahí, pagué el avión, para estar en
el gimnasio, dormía en el gimnasio, ahí me quedé”, recordó sonriendo el
mexicano.

Su primer pesaje en UFC frente a John AlbertPero
haber llegado ahí no iba a ser suficiente,
tenía que demostrar que tenía la
suficiente garra y poder para pertenecer al selecto grupo de donde salió el
campeón de los semi completos Jon Jones
y el interino en peso Welter, Carlos
Condit.

“Los
peleadores vieron que yo tenía talento,
nunca me rajaba, ahí me quebraron la nariz en un entrenamiento cuando tenía 18
años”, dijo el peleador sobre su primer experiencia en el campamento cinco años
atrás. “Me acuerdo que hacía sparring con los más pesados y me vio Donald Cerrone y me dijo que por qué no
me quedaba, que era buen peleador, que me quedara en su casa y no pagara nada,
sólo mis comidas. Así fue, me quedé por 5 meses, y así empezó este sueño”, afirmó.

De
acuerdo con el peleador de 23 años, uno de los aspectos más importantes para
seguir subiendo su nivel fue deshacerse
de cualquier tipo de ego y aceptar
las limitaciones con las que llegó al campamento y seguir trabajando en eso.

“Cuando
llegué ahí yo era peleador de Muay Thai, no traía nada de piso, todos los
peleadores me tiraban y yo me levantaba, me sacudía y les decía otra vez, one
more time’
les decía, todos se reían de mí, pero gracias a eso fui
mejorando bastante mi lucha. El mexicano es muy aguerrido, siempre intentamos todo fuerte y fuerte, intentar hasta
lograrlo”, agregó el regiomontano.

A
pesar de haber mejorado bastante su pelea en el suelo, Pérez sabe que debe
emplearse más que antes, pues tras haber ganado su primer pelea en el UFC la exigencia se vuelve mayor.

Victorioso“Y
siempre lo he dicho,  tengo mucho compromiso en no quedarles mal a mi
raza el darles buenas peleas que vean que siempre voy a una pelea para tratar
de ganar, a darles una buena pelea, representa todo el tener a México en mis
espaldas, representa mucha responsabilidad”,
agregó el peleador que se inició en el mundo de las Artes Marciales practicando
San Da, un tipo de boxeo oriental.

Nada
en su persona ha cambiado después de haber logrado asegurar tres peleas en UFC, sigue disfrutando
pasar tiempo con sus amigos y familia,
aunque el tiempo de diversión se ha acortado para ceder paso a más
entrenamiento.

“Tenía
planeado venirme dos semanas a Monterrey y me hablaron mis entrenadores y me
dijeron: ‘Hey, sólo has ganado una pelea regrésate, tienes que mejorar muchas
cosas’ y me tengo que regresar a Nuevo México”, explicó Pérez.

Ahora
que ha probado cómo se siente pelear en la
élite
, sabe está más listo que nunca para seguir escalando y abriendo
puertas a otros mexicanos.

“El
mexicano siempre está listo para
todo, gracias a Dios se los demostré, que los mexicanos siempre estamos listos,
creo que es el sueño de cualquiera,
hay muchos peleadores muy buenos en México y poco a poco van a ir saliendo”,
vaticinó Pérez, quien está seguro no será el único peleador nacido y criado en
México en sobresalir en el UFC.