Skip to main content

Eric Schafer, su tiempo de brillar

Por Emiliano Cándido - Comenzó su carrera allá por el año 1997 siendo un joven entusiasta con ganas de hacer dinero. Luego decidió retomar su camino en el grappling. Pero la final de The Ultimate Fighter 1 entre Stephan Bonnar y Forrest Griffin le hizo abrir los ojos y darse una nueva oportunidad. Eric Schafer promete mucho, veremos que sucede cuando vuelva a ingresar al octágono.

Desde el octágono Por Emiliano Cándido

Comenzó su carrera allá por el año 1997 siendo un joven entusiasta con ganas de hacer dinero. Luego decidió retomar su camino en el grappling. Pero la final de The Ultimate Fighter 1 entre Stephan Bonnar y Forrest Griffin le hizo abrir los ojos y darse una nueva oportunidad. Eric Schafer promete mucho, veremos que sucede cuando vuelva a ingresar al octágono.

Un record de 3 victorias y 3 derrotasen UFC lo colocan en una delicada situación que lo obliga a conseguir un triunfo. El domingo 21 de marzo, en el debut de UFC en Versus, intentará salir con su brazo en alto cuando se enfrente con Jason Brilz.

Conociendo cuáles son los puntos fuertes de su rival, Schafer realiza un largo análisis de lo que deberá hacer para conseguir la victoria.

“Jason Brilz es un estupendo wrestler. Está preparado para dominar la pelea en cualquier momento ya que sus derribos son espectaculares, por eso tendrá que estar muy preparado para defenderme de ellos, mostrar mi grappling y mi boxeo”, comenta.

“Es muy peligroso si está en el suelo sobre ti, pero tiene algunas lagunas intercambiando golpes y sometiendo gente. Será algo muy complicado pero estoy preparado a combatir todo el tiempo que sea necesario para ganar el combate”, reconoce.

Si bien la división de los semipesados de UFC es la más completa de la empresa, todos reconocen en Schafer una verdadera amenaza por su juego en el piso. A pesar de no estar en la cima de los rankings se puede defender ante cualquiera que intente derribarlo.

“Quizás no sea el mejor grappler que hay en la división pero sí puede que sea uno de los más peligrosos. Como fanático odio que las peleas vayan a decisión y como peleador también. En el piso voy a intentar someter a mis rivales o golpearlos hasta lograr que se rindan”, advierte.

Y continúa explicando sus ansias de finalizar a sus rivales antes del límite: “Muchos peleadores se quedan contentos ‘controlando’ a su oponente y ganando por decisión, pero yo voy a ir a finalizar el combate. Creo que un grappler agresivo puede ser tan divertido como un buen striker”.

A la hora de buscar mejoras en su estilo reconoce que necesita poner a la altura de su grappling a las otras dos áreas de las MMA: El wrestling y el intercambio de golpes.

“Antes que nada yo soy un grappler, así que lo primero que busco mejorar es mi wrestling y mi striking. Con el correr del tiempo van a aparecer peleas (como esta) en las que no voy a ser tan superior en el piso y voy a estar en problemas si me derriban. Por eso voy a tener que adaptarme, aprender a sobrevivir de pie y ganar combates intercambiando golpes”, dice.

Si bien siempre quiere seguir mejorando comenta y explica cómo ha sido su evolución desde sus primeras peleas hasta su última presentación.

“Mi estilo de piso ha cambiado desde que logré algunas mejoras en mi golpeo en el suelo. La diferencia se nota claramente con mirar mis primeras peleas. En ellas sólo trataba de someter a mi rival. Ahora intento golpearlo hasta conseguir el nocaut técnico o hasta que me dé la posibilidad de concretar alguna llave”, explica el peleador de 32 años.

Con respecto a algún rival que le gustaría enfrentar no se inclina por nadie y piensa en gente con los que pueda hacer buenas peleas.

“Siempre me gusta pelear con peleadores que se encuentren en mi nivel, siento que estoy entre los 20 mejores en este momento. Por eso me interesa pelear con gente que esté un par de puestos sobre mí para poder sobrepasarlo y colocarme en su lugar”, explica.

Aunque reconoce que le interesa ingresar al octágono con competidores que sean conocidos porque cree no recibir el respeto que merece.

“Me interesa pelear con gente de nombre reconocido. Para poner un ejemplo, el último combate se lo gané al brasileño Antonio Mendes. Es un peleador asombroso, pero mucha gente no lo conoce. Vencer a un peleador como él no me ha dado el crédito que creo que merezco, porque los fanáticos no lo conocen”, declara.

En sus primeros pasos de UFC se vio las caras con Stephan Bonnar y Michael Bisping, pero su última pelea considera que lo ha colocado en un escalón superior al que estaba.

“La derrota con Ryan Bader sí me ha hecho conocido. Llegó en el momento perfecto pero lamentablemente perdí. Aún así fue una gran experiencia porque ahora sí me toman de forma más seria”, relata.

La carrera de Eric Schafer comenzó en el año 1997, pero al año siguiente decidió tomar un descanso que se extendió por más de cuatro años, a continuación explica esa extraña situación.

“Yo era ‘casi profesional’ cuando estaba en la secundaria. Amo las artes marciales mixtas y en ese momento peleaba para poder sacar unos dólares de allí. Mi nivel de Jiu Jitsu Brasileño era bastante bueno y eso me ayudó a conseguir un par de victorias”, recuerda.

“Una noche tomé con tres días de anticipación un combate frente a Dustin Denes, era un peleador duro y me ganó con facilidad. En ese momento decidí no volver a pelear hasta que mi cabeza y mis ganas no estuvieran ahí. Me tomé un tiempo de descanso y me seguí enfocando en el grappling”, cuenta.

Y concluye recordando aquél momento que lo hice pensar nuevamente su futuro. Fue, ni más ni menos, que esa noche fantástica en la final de Ultimate Fighter en la que Stephan Bonnar y Forrest Griffin dejaron todo y le dieron popularidad a las artes marciales mixtas.

“Estuve en Las Vegas, para la primera final de The Ultimate Fighter y quedé absolutamente atónito con la pelea entre Griffin y Bonnar. Ahí decidí que me merecía otra oportunidad en el deporte, pero esta vez iba a tomarlo seriamente porque si no lo hubiera hecho aún me lo estaría reclamando”, reconoce.

Y para finalizar deja algunas palabras para los fanáticos.

“Les estoy muy agradecido por el apoyo que me han dado. Espero que ahora me conozcan más y sigan mis peleas porque prometo darles muchas alegrías”, concluye.

Por suerte para todos, Eric Schafer se dio una segunda oportunidad en este deporte. Si bien no posee triunfos sobresalientes, deja todo cada vez que ingresa al octágono y demuestra que con esfuerzo todo se puede.

Ha estado detrás de grande nombres, pero ahora que se ha hecho conocido tiene todo para ascender y codearse con los mejores. Para Eric Schafer es tiempo de brillar.

Y nosotros seguimos a la espera de la primera gran oportunidad que tiene los fanáticos de ver un PPV 100% en español. Será el 27 de marzo en el UFC 111, evento en el cual Georges St. Pierre defenderá su cinturón frente a Dan Hardy y el campeonato interino de los pesos pesados estará en juego entre Frank Mir y Shane Carwin.