Skip to main content

Eliot Marshall, en busca de algo importante

Desde el octágono, Por Emiliano Cándido - Si “entrar por la ventana” fuera una frase capaz de encontrarse en el diccionario, la definición perfecta sería: Eliot Marshall ingresando en The Ultimate Fighter 8. Caer derrotado el primer día de competencia y, aún así, ser partícipe del reality show fue algo sorprendente para este peleador de 29 años. Pero yendo paso a paso y aprovechando sus oportunidades se está haciendo un nombre en UFC.

Desde el octágono, Por Emiliano Cándido

Si “entrar por la ventana” fuera una frase capaz de encontrarse en el diccionario, la definición perfecta sería: Eliot Marshall ingresando en The Ultimate Fighter 8. Caer derrotado el primer día de competencia y, aún así, ser partícipe del reality show fue algo sorprendente para este peleador de 29 años. Pero yendo paso a paso y aprovechando sus oportunidades se está haciendo un nombre en UFC.

16 competidores en la división de los semipesados habían sido seleccionados para probar suerte en el reality show. El primer día recibieron la noticia de que deberían enfrentarse entre sí para lograr un lugar en la casa. Luego de una ardua batalla que se definió en tres rounds y por decisión dividida, Eliot Marshall era eliminado injustamente ya que todos lo vieron vencedor (a excepción de dos jueces).

Con lo duro que fue el encuentro su rival, Karn Grigoryan, resultó tener el tabique quebrado por lo que no iba a poder continuar. Y esa fue la posibilidad de Marshall, quien se prometió no desaprovecharla.

Tras vencer a Shane Primm en la segunda ronda, nada pudo hacer contra el wrestling de Ryan Bader y terminó siendo eliminado en las semifinales.

Por ello tuvo la posibilidad de pelear en la tarjeta preliminar de la final de TUF 8. Su rival, Jules Bruchez, se vio ampliamente superado y no pasó del minuto y medio ante la estupenda actuación de Marshall.

Vinicius Magalhaes y Jason Brilz siguieron en la lista de sus víctimas y, con un record invicto de 3-0 en UFC se presentará ante Vladimir Matyushenko el domingo 21 de marzo en lo que será el debut del octágono en Versus.

Eliot sabe que este combate es un paso adelante en el nivel de competidores con los que se ha estado enfrentando, pero cree tener las armas necesarias para salir con su brazo en alto.

“Matyushenko es un peleador muy duro. A pesar de eso tiene un estilo prácticamente igual al de mi último rival (Jason Brilz) y me considero capaz de neutralizarlo. Si bien tiene más experiencia y mucho más tiempo que yo en este deporte, espero poder sorprender a todos y someterlo, noquearlo o ganarle por decisión. Mi objetivo es salir con el brazo en alto como sea”, comenta ilusionado.

Marshall, que posee un record de ocho triunfos y tan solo dos derrotas, recuerda ese enfrentamiento con Brilz en septiembre del año pasado como la mejor demostración desde que es profesional.

“Fue una buena experiencia para mí. Es la primera vez que siento que estuve en control de una pelea en todos los lugares en donde se desarrollaba, de pie, en el piso, en el clinch, donde sea me sentía cómodo. Siempre pude moverme bien en el piso y ahora  estoy a gusto intercambiando golpes así que tendrán que empezar a cuidarse de mí”, advierte.

Es momento de repasar lo que le dejó TUF. Todos reconocen lo duras que son esas semanas pero lo mucho que se aprende en ellas y Marshall demuestra lo valioso de la posibilidad de estar rodeado de gente que sólo se dedica a entrenar.

“Haber ingresado en The Ultimate Fighter me enseñó a saber que todos los días de la vida se puede aprender algo. Yo quería ponerme eso en la mente y lo logré”, recuerda.

También hace referencia al presidente de UFC con palabras que puede demostrar el verdadero significado de este show.

“Dana White una vez me dijo que TUF le sirve a muchos peleadores para saber si quieren vivir de esto o no. Muchos deciden terminar su carrera, mientras que otros se vuelcan al cien por cien. Por suerte yo hice eso”, relata.

El mayor reconocimiento que tiene como peleador es su excelente nivel en el piso que lo lleva a conseguir muy buenas posiciones estando con su espalda en el suelo. Pero su arma secreta está en el intercambio de golpes, a pesar de que, con entrenamiento, deberá pulir todos sus defectos para poder transformarse en una amenaza para cualquiera.

“Todos me conocieron por mis credenciales en grappling y Jiu Jitsu Brasileño, pero pocos sabían lo que podía hacer de pie. Es por eso ahora quiero mantener ese nivel en el suelo, pero mejorar mucho en mi striking y en mi wrestling. Poco a poco lo voy logrando y me gusta poder demostrarlo cada vez que ingreso al octágono”, explica.

Al estar con un record invicto en UFC, la pregunta sobre su objetivo en la empresa se hace obvia. La respuesta sorprende ya que no se desvela por los títulos. Prefiere mantener los pies sobre la tierra y esperar sus oportunidades.

“Es realmente asombroso mantenerme invito. Tuve la chance de ganar en la final de TUF, de haber perdido ahí todo hubiera sido cuesta arriba. Tras triunfar allí me ampliaron el contrato y después puede ganar dos  veces más. Espero aumentar poco a poco mi nivel para enfrentarme a rivales más fuertes en un futuro. Yo diría que esa es mi meta: pelear con los mejores de la división”, dice ilusionado.

A la hora de elegir un rival no anda con chiquitas. Va en busca de una de las leyendas vivas de UFC. Pero para conseguirlo deberá conseguir buenas victorias que ameriten esa oportunidad.

“Sinceramente sé que está en un nivel más alto que yo en estos momentos, pero me encantaría pelear con Tito Ortiz. Es una leyenda en este deporte y creo que, con un muy buen entrenamiento, prolijo y enfocado en mi meta, podría ganarle”, relata.

Y justifica sus palabras: “Sería una gran pelea y se acomodaría muy bien a mi estilo de defensa de derribos y combinaciones de pie”.

Para finalizar les deja palabras de agradecimiento a sus seguidores.

“Muchas gracias por apoyarme siempre como lo hacen. Es muy importante para mí saber que tengo gente detrás que me ayuda”, concluye.

Eliot Marshall entró a UFC por obra del destino. Cuando todo parecía derrumbarse, su “suerte” le dio una segunda oportunidad y la aprovechó como pocos.

Hoy, ya establecido entre los semipesados que ingresan al octágono, buscará seguir demostrando que sus habilidades están a la altura de los mejores de la división y tendrá una gran oportunidad cuando se enfrente con Vladimir Matyushenko, ex contendiente al cinturón de las 205 lbs.

Es verdad, entró por la ventana. Sin embargo hoy todos conocen su nombre: Eliot Marshall, un peleador que va en busca de algo más importante.

¡Y quien también va por cosas importantes es UFC en nuestro idioma! Recuerden que el sábado 27 de marzo podrán tener la oportunidad de recibir un PPV 100% en español por primera vez en la historia.

Una cartelera para no perderse: Georges St. Pierre vs. Dan Hardy por el título de los pesos welter, Frank Mir y Shane Carwin por el interino de los pesados y una revancha muy esperada entre Jon Fitch y Thiago Alves. ¿Qué están esperando para adquirirlo?