Skip to main content

EL PLAN LESNAR 2010

El anuncio del miércoles por la mañana de que el campeón de peso pesado del UFC, Brock Lesnar, se curó completamente de una diverticulosis y está preparándose para regresar al Octágono más adelante este año, era la noticia que millones de fanáticos del MMA estaban esperando escuchar.

Por Thomas Gerbasi

El anuncio del miércoles por la mañana de que el campeón de peso pesado del UFC, Brock Lesnar, se curó completamente de una diverticulosis y está preparándose para regresar al Octágono más adelante este año, era la noticia que millones de fanáticos del MMA estaban esperando escuchar. En cuanto al resto de la división de peso pesado, Lesnar no está tan seguro. Con respecto a haber vencido a la enfermedad, el campeón dijo: "Estoy preparándome para cualquiera y para todos. Sé que la clase de peso pesado estará alerta porque Brock Lesnar ha regresado".

Lesnar, de 32 años, se mostró confiado y habló con la arrogancia que esperamos de él, durante una teleconferencia que se llevó a cabo hoy para los medios. Pero en octubre, las cosas no eran tan buenas para el nativo de Webster, South Dakota, cuando vio que su campamento de entrenamiento para un combate contra Shane Carwin en UFC 106 se descarrilaba por culpa de la enfermedad.

"Al principio, no entendía qué sucedía", dijo. "Estuve sufriendo casi durante un año por algo que realmente no sabía qué era. Sufrí de dolores de estómago de vez en cuando y de algunos síntomas similares a los de la gripe, durante el año. En el campamento para enfrentar a Carwin, se incrementaron, y me perdía semanas enteras del entrenamiento porque no podía responder bien".

Inicialmente, los médicos pensaron que Lesnar posiblemente tenía mononucleosis o gripe porcina, pero él se negó a hacerse una tomografía computarizada, y pensaba que un largo descanso luego de la postergación del combate de noviembre contra Carwin surtiría efecto. Pero no fue así, y poco después Lesnar tuvo que ser trasladado de emergencia durante un viaje de caza en Canadá de vuelta a los Estados Unidos, debido a lo que resultó ser un caso severo de diverticulitis conocido como diverticulosis.
Los médicos, tanto de Medcenter One en Bismarck, North Dakota, y Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, recomendaron una cirugía invasiva para extirparle una sección del colon, que lo hubiera obligado a usar una bolsa de colostomía durante seis u ocho semanas, para someterlo luego a otra cirugía.

Lesnar, quien pasó 11 días en el hospital y bajó a un peso de 248 libras- peso que entre bromas dice que no haber tenido desde que estuvo “en segundo grado”- se negó a la cirugía, y admite que probablemente lo hubiera obligado a retirarse del deporte.

Como alternativa, hizo un cambio inmediato en su dieta y pronto tuvo luz verde para regresar al gimnasio.
"Cambié mi dieta por completo, tomé medicina natural, y recé mucho", dijo Lesnar, cuya dieta anterior dejó mucho que desear.

"Durante años sobreviví con carne y papas, y cuando aparecían las verduras, las dejaba de lado".
Pero regresar a su peso de combate normal, y recuperar las fuerzas y volver a los ejercicios aeróbicos, no fue fácil.

"Me dijeron que empiece de cero", dijo. "Te encuentras en un hospital y te das cuenta de que perdiste 40 libras y yo sólo quería recuperar mis fuerzas. Me costaba mucho levantarme de la cama y caminar hasta el baño, me quedaba sin aire. Pero irónicamente, creo que aumentó mi nivel de preparación física, porque estaba en el fondo del pozo, y ahora estoy de nuevo en el gimnasio. La semana pasada estuve ayudando a Cole Konrad y Chris Tuchscherer, y me siento genial. Me siento como el mismo de antes otra vez".

Ahora, con 273 libras, Lesnar se realizó una colonoscopía el 5 de enero con buenos resultados. Y una tomografía computarizada esta semana también dio resultados positivos. Lesnar esquivó la bala, y realizó los cambios que debía, para evitar otro incidente como éste que detuvo su carrera y puso en riesgo su vida.

"Todo el mundo tiene experiencias que le cambian la vida, y ésta para mí es una de ellas", comentó. "Pienso que las cosas suceden por una razón, y esto me dio una perspectiva diferente de la vida y de mi familia. Soy un tipo joven, estas cosas no tendrían que pasar. Me considero un ser humano sano. Tengo 32 años, y para que suceda algo así, definitivamente tenía que reevaluar mi conducta. Cuando piensas que estás haciendo todo lo correcto y de repente pasa algo semejante, obviamente no estabas haciendo las cosas bien; por lo tanto, debí implementar algunos cambios."

Algo que no ha cambiado, es su deseo de continuar su reinado en la cima de la división de peso pesado. Próximamente en su agenda se encuentra un choque en el verano contra el ganador del título interino de peso pesado que disputarán Shane Carwin y Frank Mir el 27 de marzo. Si el ganador de esa pelea no está listo para luchar tan pronto, entonces espera un combate contra el ganador del enfrentamiento entre "Minotauro" Nogueira y Cain Velasquez en UFC 110. Si le preguntan a Lesnar a quién quiere enfrentarse la próxima vez, dirá que realmente no le importa, siempre y cuando, el retador tenga sus guantes listos y esté preparado la noche del combate.

"No puedo detenerme en nada de eso", dijo. "Es el futuro y eso es lo lindo. Yo sólo me sentaré, afilaré mis habilidades, y estaré listo para cualquiera de estos muchachos (Carwin o Mir), o incluso si es Nogueira o Velasquez. Lo que yo sé es que todos esos tipos se están haciendo encima ahora".