Skip to main content

Dos Santos vs Velásquez 2, un choque muy completo en UFC 155

La
cartelera de fin de año en Las Vegas, el UFC
155
, trae como plato fuerte el combate titular en peso pesado entre el
campeón brasileño, Junior dos Santos
(15-1), y el retador número uno, el mexicano Caín Velásquez (10-1). Esta pelea es una revancha del
enfrentamiento que tuvieron en noviembre del 2011 y que el campeón ganó por nocaut en el mismo primer asalto.

El
combate es el choque típico entre el golpeador Dos Santos, probablemente el
mejor boxeador en todas las Artes
Marciales Mixtas (MMA por sus siglas en inglés)
y el luchador Velásquez,
quien ha demostrado en toda su carrera que sus rivales van a ir a la lona. Con
una sola excepción, Dos Santos en aquella pelea de campeonato en Anaheim, en
California.

A
primera vista, la impresión que se tiene es que Dos Santos tiene que mantener
la pelea arriba y Caín, abajo, para poder tener éxito cada uno. Sin embargo,
los dos han demostrado ser muy completos en cualquier disciplina de las MMA y no necesariamente tiene que
ocurrir lo anteriormente mencionado para que salgan exitosos el 29 de diciembre.

Es
cierto que el campeón tiene unos puños de acero y que de sus nueve peleas en el
UFC, siete han terminado en nocaut.
Sólo le llegaron al límite Roy Nelson
y Shane Carwin. En ese grupo de los
que mandó a dormir están Caín, Frank Mir,
Gabriel Gonzaga, Mirko Cro-Cop, Stefan Struve y Fabricio
Werdum
. Una lista de campeones, excampeones, leyendas y mucho más.

Pero
también es cierto que hace apenas unos días Junior recibió su cinta negra en jiu-jitsu, lo que
significa que si el combate va al piso, él va a estar listo. Ojo, eso no quiere
decir que prefiera ir a la lona, pues su boxeo es letal. Sólo que ahora está
más preparado que nunca y eso sin contar que su defensa ante el derribo es la
mejor en peso pesado.

Velásquez,
por su parte, ha logrado nueve triunfos
por nocaut de los diez en su carrera, a pesar de que su fuerte es, sin dudas,
la lucha olímpica y, también, esa preparación física que cuando pelea parece
que es un peso mosca y no un hombre de más de 240 libras.

Los
puntos fuertes de ambos gladiadores están claros. Lo que pasa con ellos es que
han mejorado tanto en otras disciplinas, que ya no importa cómo vaya el
combate, los dos pueden pelear en cualquier circunstancia.

Los
posibles escenarios, a simple vista, nos colocan al campeón sacando ventaja
clara de su boxeo y al retador buscando levar al rival a la lona. Pero después
de verlos desarrollarse en el UFC,
no dudo que ambos saquen ventaja en el elemento preferido del otro. Es decir,
no subestimemos el poder de los puños de Caín, ni el jiu-jitsu de Dos Santos.

Ahí
es donde este combate se puede decidir, en la capacidad de cada uno de
adaptarse a las diferentes situaciones durante el combate, sobre todo aquellas
en las que a primera vista no son las mejores para cada uno (Dos Santos arriba
y Caín abajo). Esas situaciones adversas que suelen aparecer en las grandes
peleas, en esas peleas de campeonato.

Esas
son varias de las interrogantes de este enfrentamiento. ¿Podrá el retador
llevar a su oponente a la lona? ¿Podrá el campeón evitar los derribos del
retador? ¿Llegará al límite el combate?

Todo
esto se sabrá la noche del 29 de diciembre en una de esas carteleras que puede
vivir sólo con el evento principal, en este caso, Junior dos Santos vs Caín Velásquez.

Por
cierto, ¿ya tienen su favorito?

Me
puedes seguir en twitter en @vikingomartell