Skip to main content

Dos Santos, recordando el debut un campeón

Hace mucho, el gigante sudamericano debutaba en el UFC, Junior dos Santos, y nadie se imaginaba en aquel momento que él iba a ser el campeón completo indiscutible algún día.

Este 29
de diciembre
, en las Vegas, se cierra el 2012 con la cartelera UFC 155, en la cual el evento principal
es entre el campeón pesado, Junior dos
Santos
(15-1), y el retador número uno, el mexicano Caín Velásquez (10-1). Este fue su debut.
La
cita tuvo lugar el 25 de octubre del 2008
ante el veterano Fabricio Werdum,
todo un peleador curtido en grandes batallas en Japón y Brasil, entre otros
países. El evento fue en el UFC 90 y
la el combate principal fue entre Anderson
Silva
y Patrick Cote por el
título mediano del UFC.

Esa noche,
en Chicago, Junior no tuvo problemas con su rival y lo noqueó a los 1:20
minutos del primer asalto. Un uppercut de derecha dejó tendido en la lona a
Werdum. Ese fue un claro aviso que este chico brasileño tenía dinamita en las
manos y que sus puños lo iban a elevar en el olimpo de los pesos pesados de las
MMA.

En
ese momento, Dos Santos tenía marca de 6-1 y sólo había peleado en contra de
brasileños, por lo que su enfrentamiento ante Werdum, en el marco del UFC, fue un cambio significativo de
escenario para él. Sin embargo, las luces de un evento tan grande no le
afectaron en nada  y el resultado fue el
mismo que hemos visto muchas veces cada vez que se sube al octágono.

Después
de ese glorioso debut, Junior ha ganado ocho peleas al hilo, seis de ellas por
nocaut, y se convirtió en el campeón pesado, el cinturón más preciado, el de
los gigantes, el de los hombres que pegan con puños de hierro. Y nadie mejor
que Junior dos Santos simboliza esos
atributos.

Desde
aquel día, en su camino quedaron hombres de la talla de Stefan Struve, Mirko Cro-Cop,
Gabriel Gonzaga y Frank Mir. Ninguno de estos le duró la
pelea completa. Sólo Roy Nelson y Shane Carwin le sobrevivieron los 15
minutos completos. Y si buscan fotos de esos combates podrán ver en qué estado
quedaron.

De
vuelta a su debut en el 2008, ese día comenzó en el UFC la leyenda de Junior dos Santos. Lo que ha hecho desde ese
momento ha sido, sencillamente, espectacular. Rivales que le pongan en el
camino, rivales que se quedan cortos.

Varias
cosas quedaron claras aquel día. Uno, sus puños son los más fuertes en la
división. Dos, es prácticamente imposible llevarlo a la lona. Y tres, se ha
enfrentado a los mejores y les ha ganado a todos. Esos
tres puntos han sido un denominador común en su carrera en el UFC y si quiere salir triunfador ante
Caín, debe seguir haciendo eso mismo. Sin secretos ni planes de pelea
misteriosos. Junior dos Santos viene a noquearte con sus manos y hasta ahora ha
sido muy efectivo lográndolo.

El 29 en la noche, Caín tiene la
oportunidad de acabar con esa tendencia y recuperar el título pesado. Claro,
eso es más fácil decirlo que hacerlo.

¿O
no?

Me
puedes seguir en twitter en @vikingomartell