Skip to main content

Dominantes y en español

Por Emiliano Cándido - El canadiense Georges St. Pierre retuvo su cinturón de campeón de peso welter tras vencer por decisión unánime al inglés Dan Hardy. En la misma velada, Shane Carwin conquistó el interino de los pesados tras noquear en el primer round a Frank Mir. Todo esto bajo la atenta mirada de los seguidores latinoamericanos que pudieron ver el evento 100% en español.

Por Emiliano Cándido

El canadiense Georges St. Pierre retuvo su cinturón de campeón de peso welter tras vencer por decisión unánime al inglés Dan Hardy. En la misma velada, Shane Carwin conquistó el interino de los pesados tras noquear en el primer round a Frank Mir. Todo esto bajo la atenta mirada de los seguidores latinoamericanos que pudieron ver el evento 100% en español.

Tras una excelente demostración de planificación y estrategia dentro del octágono, Georges St. Pierre venció por decisión unánime a Dan Hardy sin siquiera pasar por problemas. Con las armas de siempre, el canadiense sigue siendo imparable y con cada presentación demuestra estar por encima de todos en su división y ser uno de los mejores peleadores libra por libra del momento (¿o el mejor?).

St. Pierre (20-2) sabía que sus mejores opciones iban a ser con la pelea transcurriendo en el piso. Sin tomarse mucho tiempo para estudiar a su rival en acción, rápidamente fue en busca del derribo y lo consiguió cada vez que tomó la decisión de hacerlo.

En cambio Hardy (23-7, 1 NC) necesitaba imperiosamente la posibilidad de mantenerse de pie, intercambiando golpes que le dieran el nocaut. Nada de eso sucedió.

Luego de un estupendo trabajo en las semanas previas, el campeón notó que su rival, cada vez que lanzaba el cruzado de derecha quedaba desbalanceado. Siendo este el golpe más repetido por Hardy en toda la noche, St. Pierre se dedicó a esquivarlo y contraatacar con un derribo que era imposible de detener.

La premisa principal de Georges, finalizar la pelea antes del límite, no pudo darse debido al orgullo del retador. Una llave de brazo y un kimura en el primer y cuarto round respectivamente hubieran dado por finalizado el encuentro debido a la gran extensión en las articulaciones que se provocaban con esas palancas. Sin embargo Hardy no se rindió, pero poco pudo hacer cuando se tuvo que enfrentar a la decisión de los jueces.

Como en sus últimas peleas, el campeón no perdió ningún asalto y se hizo con la victoria de manera justa y autoritaria, mostrándole al mundo que, quien quiera sacarle el cinturón, deberá hacer mucho.

Otro peleador que sigue con su paso arrollador es Shane Carwin que esta vez se tomó un poco más de tiempo que el que suele necesitar, pero se deshizo con llamativa facilidad de Frank Mir para obtener el campeonato interino de los pesos pesados.

Tras los primeros momentos de estudio, Carwin (12-0) se lanzó al ataque y trabajó sobre las piernas de su rival que buscaba escapar al clinch y plantear una pelea de larga duración.

Mir (13-5) pudo salir del asedio la primera vez, pero la segunda ya no pudo porque el foco de Carwin cambió. Evitó las piernas y fue por la cabeza de su rival. El cuarto “bombazo” terminó con Frank en el piso sin parar de recibir golpes. Luego de algunos más, el referí tomó la correcta decisión de detener el combate cuando iban 3:48 dándole al ahora campeón interino el triunfo más largo de su carrera deportiva.

Con esta victoria Carwin finaliza con el mito del nivel de sus rivales y vence a Frank Mir que se vio superado en todos los sentidos y nada pudo hacer ante el devastador poder de nocaut de este peleador cuya próxima parada será frente al poseedor del cinturón titular de la categoría: Brock Lesnar.

En la división de los livianos, Kurt Pellegrino consiguió su cuarto triunfo consecutivo dentro del octágono luego de someter al brasileño Fabricio Camoes.

Pellegrino (21-4) se vio en graves problemas ni bien iniciado el combate ya que estuvo a punto de ser sometido a través de un estrangulamiento trasero. Pero hizo uso de su experiencia y con buenos movimientos escapó y comenzó a controlar las acciones.

Camoes (10-5-1), sorprendido, vio como sus chances iban decayendo y decidió salir a dejar todo. Luego de grandes movimientos en el suelo, Kurt le dio un poco de su propia medicina. Una excelente transición lo dejó de cara a la misma llave de la que había escapado hacía unos minutos. La suerte del brasileño no fue la misma y terminó rindiéndose cuando iban 4:20 de la segunda vuelta.

En los pesos welter, Jon Fitch sigue demostrando por qué se merece la revancha ante St. Pierre. En esta oportunidad la clínica de wrestling y posiciones dominantes la recibió Ben Saunders que poco pudo hacer frente a un peleador inspirado.

Fitch (25-3, 1 NC) supo cómo cortar distancia y, a la vez, evitar el temible Muay Thai de su rival. Con un plan estupendo, lo colocó en posición defensiva y lo atacó constantemente con un golpeo a ras del piso más activo que de costumbre.

Saunders (8-2-2) no pudo evitar nunca ser llevado al piso y, a pesar de intentar algunas llaves que nunca prosperaron, terminó cayendo indefectiblemente por decisión unánime. En el debe de Fitch sigue manteniéndose el problema de no poder finalizar la pelea, pero sin lugar a dudas que sus victorias lo están dejando cada vez más cerca de su segunda chance titular.

El primer ganador de las peleas transmitidas 100% en español fue Jim Miller que, a base de un muy buen control de posiciones, venció a Mark Bocek por decisión unánime.

Miller (17-2) controló el primer round en base a su excelente condición para pelear en el piso. En el segundo Bocek (8-3) salió con todo en busca de la sumisión que no consiguió sólo porque su rival demostró unas aptitudes en defensa espectaculares. El tercero, y definitivo, fue muy igualado, pero la tendencia a golpear de Miller lo hizo acreedor de un triunfo muy trabajoso.

En las peleas preliminares dos debutantes en los pesos welter salieron con su brazo en alto demostrando que son capaces de ascender varios escalones en su nueva división.

Nate Díaz (12-5) venció por nocaut técnico en el primer asalto a Rory Markham (16-6). Si bien el ganador de The Ultimate Fighter 5 le dio a su rival una ventaja de 6 libras (Markham llegó excedido al pesaje), no lo demostró en el octágono y lo terminó rápidamente cuando iban 2:47 del primer round. Esta es la primera victoria de Díaz en los welter ya que sus primeras peleas fueron en las 155 lbs.

Caso contrario fue el de Ricardo Almeida (12-3) quien decidió bajar desde los medianos para pelear en los welter. En una pelea menos explosiva sacó a Matt Brown (13-8) de su juego y lo sometió con un estrangulamiento trasero a los 3:30 del segundo asalto.

La mejor pelea de la noche la protagonizaron dos semipesados. En ella el ganador fue Jared Hamman (12-2) sobre Rodney Wallace (9-2). Luego de 15 minutos de intensa batalla en la que ambos cayeron por los golpes varias veces y retrocedieron aún más, los jueces vieron la pelea de forma unánime para Hamman, con idéntico marcador de 29-28.

En las 185 lbs. el brasileño Rousimar Palhares (20-2) venció por sumisión al polaco Tomasz Drwal (17-3) cuando sólo iban 45 segundos de combate. La estrategia de Drwal pasaba por no llevar la pelea al piso, pero patinó al intentar una patada frontal y quedó con las piernas levantadas. Palhares vio el error y se aferró al talón de su rival hasta que este no pudo más y se rindió mostrando claros gestos de dolor.

En la primera pelea de la noche el ganador fue Matt Riddle (4-1) por descalificación ante Greg Soto (7-1). Tras dos rounds dominados enteramente por Riddle, Soto conectó una patada ilegal que le dio el triunfo a su rival cuando iba un minuto y 30 segundos del último asalto.

Otra noche llena de emociones nos regaló UFC. Esta vez Georges St. Pierre retuvo su cinturón de campeón welter tras vencer de forma convincente a Dan Hardy. Séptima victoria consecutiva del canadiense ante rivales de primer nivel, lo que hacen pensar en su futuro y en qué le queda por demostrar. Quizás querrá cementar su legado como el mejor campeón welter de la historia y para eso tiene que desbancar a un grande como Hughes.

Y si de dominio se habla, eso es lo que parece seguir haciendo Shane Carwin. Sin siquiera pasar del primer round noqueó a Frank Mir y se hizo con el cinturón interino. Ahora su objetivo es conocido por todos: Brock Lesnar. Para derrotarlo deberá hacer lo que hizo siempre, lanzar sus puños y parece que no es algo tan complicado de hacer para un peleador con su talento.

Todo esto pudo verlo 100% en español gracias a un excelente equipo de producción que les entregó las mejores imágenes de lo que fue sucediendo paso a paso en este UFC 111 que quedará para la historia como el primero que se transmitió enteramente en nuestro idioma.

Gracias a todos los fanáticos que lo adquirieron, sin ustedes este sueño no hubiese sido posible.