Direkt zum Inhalt

Desde el octágono; Jon Fitch, el segundo mejor



14 peleas en UFC y 13 victorias, la única derrota en manos del campeón reinante de la división. Sin lugar a dudas de no ser por Georges St. Pierre, Jon Fitch sería el indiscutido poseedor del cinturón de los pesos welter. Una cuenta que intentará saldar dentro de poco tiempo.
<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" /> 

<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" /> 
Quizás su mayor problema sea que la mayoría de los triunfos llegan por la vía de la decisión y eso hace que los fanáticos lo piensen dos veces antes de darle crédito para tener una revancha por el título. Pero a fuerza de resultados se la está ganando y la última pelea ante Thiago Alves parece darle el pasaporte directo a un enfrentamiento titular.
 
“Realmente me molesta hacer mi camino en base a peleas que concluyen por decisión. Pero me he enfrentado con oponentes muy duros y la única forma que tuvo de vencerlos fue esa”, comienza Fitch. “No sólo me enfrenté con Thiago Alves, también lo hice con rivales como Ben Saunders y sólo con tres días de anticipación, lo que importa en esas situaciones es ganar y no otra cosa”.
 
Recuerda su combate en el UFC 87, ante Georges St. Pierre, aquella noche en la que el canadiense declaró que la única manera de noquearlo era pegándole un tiro debido a la rudeza que demostró.
 
“Perder esa noche me hizo abrir los ojos y darme cuenta de las muchas cosas que me estaba perdiendo. Tuve que hacer muchos cambios como peleador y también como persona. Cambié mi dieta, agregué a mi equipo un entrenador de resistencia física y uno para boxeo. Definitivamente soy mejor peleador que aquella vez”, comenta Jon.
 
Si todo va por carriles normales y Shields o Kampmann no obtienen una victoria espectacular, el lugar de retador sería para Fitch. Eso lo complace, pero a la vez prefiere tomarse un tiempo para distraerse.
 
“Mi futuro ahora está en mi casamiento que será dentro de unas semanas. Es en lo único que me enfoco en este momento. Cuando termine seguramente me pondré a ayudar a mis compañeros para mejorar en todo lo que puedan, justo como ellos hicieron conmigo”, relata.
 
Y si de compañeros se trata la pregunta surge inmediatamente. ¿Qué sucederá si Josh Koscheck se corona campeón de la división de los welter?
 
“No quiero pensarlo aún. Pero con lo que ha hecho Georges en la división seguro le darían una revancha inmediata. Si después Josh le gana otra vez y lo defiende una vez más, seguro que me moveré a los medios. En mi equipo preferimos tener 3 campeones en 3 categorías (sumando a Caín Velásquez) y no a dos y que haya algunos peleando por el mismo”, concluye.
 
Sin dudas una decisión muy difícil de tomar, para un peleador que es poco valorado por la gente debido a sus estrategias. Dana White lo comentó: “No es el más emocionante para ver, pero se ganó el respeto de todos, su record es impresionante, sólo queda esperar y ver qué pasa”.
 Eso es lo que hará Jon Fitch mientras espera su casamiento. Se puede tomar vacaciones tranquilo, hoy es el segundo mejor peso welter que hay sobre la tierra y no es el mejor sólo porque nació en la misma época q