Skip to main content

Desde el octágono: Cole Miller, el top 10 es su meta

 

Con ocho combates dentro del octágono, seis victorias y cinco de
ellas antes del límite, podemos considerar que un peleador ya tiene la
suficiente experiencia como para pensar en grande. Ese es el caso de Cole
Miller quien el próximo 22 de enero se enfrentará a  Matt Wiman.

 

Miller demostró grandes aptitudes en el suelo, su punto fuerte, como
en el intercambio de golpes, donde poco a poco se fue acostumbrando a utilizar
en su favor el largo alcance que posee.

 Fruto de esa combinación que
logró hacer con éxito se llevó buenas victorias sobre Dan Lauzon y Ross Pearson
en sus últimas presentaciones. Ahora tendrá la posibilidad de ratificar todo lo
bueno que viene haciendo ante Wiman.

 

“Matt es un gran peleador, muy completo. Pero creo que él tendrá que
preocuparse más por mí que yo por él. Mis compañeros de entrenamiento pueden
imitarlo con facilidad porque no va por el octágono haciendo cosas
espectaculares”, comenta el peleador de 26 años.

 

Y continúa relatando sus vivencias en la preparación de esta pelea:
“Debo reconocer que entrenar cuando todos se reúnen en navidad y año nuevo
apesta, pero con el tiempo me acostumbré. Es el cuarto año consecutivo que
peleo en enero. Fui a celebrar las fiestas a Georgia, llevé a mi hermano Micah
conmigo y realizamos muy buenas sesiones. Básicamente nunca paré de entrenar”.

 

Donald Cerrone, uno de los nuevos peleadores que hay en la planilla
de UFC tras la unión con WEC, pidió un combate ante Miller para vengar a su
compañero de equipo Leonard García. Cole acepta gustoso.

 

“Ahora voy a pelear con Wiman y después quiero pelear con Cerrone.
Algunas personas que no están aquí son lo suficientemente tontas como para
darse cuenta que no son tan buenos como se creen, yo estoy aquí para
demostrarle eso. Él no se da cuenta cuál es su verdadero nivel y cuáles son sus
fortalezas y debilidades”, dice siendo muy crítico con su futuro oponente.

 

También desea dejarle un mensaje al “Cowboy”: “Le quiero agradecer a
Cerrone por haber pedido públicamente un combate conmigo, es algo que me motiva
mucho. Al día siguiente de mi pelea con Wiman voy a poner una foto suya en mi
espejo para ir rápidamente al gimnasio y entrenar más duro que nunca pare
derrotarlo”.

 

Con esta unión que se produjo, el campeón de WEC Anthony Pettis
recibirá la oportunidad titular dentro de un tiempo no muy lejano, Miller
piensa que será muy difícil para él, pero no imposible.

 

“Para la gente ser competencia dura es tener grandes nombres, pero
no es así y la respuesta es sencilla. Pettis peleó con Ben Henderson, un
peleador muy explosivo que tiene muy buen wrestling que siempre se muestra en
buena forma y tiene un excelente BJJ defensivo y ofensivo, justo como Frankie
Edgar. También lo hizo contra Shane Roller que tiene poderosos derribos, un
gran boxeo y un fuerte entrenamiento en lucha colegial, justo como Gray
Maynard. Quizás no sean los nombres más reconocidos, pero sí son los lógicos
para haberse ganado una oportunidad titular”, concluye.

 

Esa oportunidad titular es con la que sueña desde hace mucho tiempo
Cole Miller. Está a varios combates de conseguirla, pero tiene todo para llegar
a ella.