Skip to main content

Del hall de la fama al octágono

Por Emiliano Cándido - Por primera vez en la historia dos integrantes inducidos al salón de la fama se medirán en un evento de UFC. Randy Couture y Mark Coleman serán los indicados para la pelea estelar de la velada que se disputará el sábado 6 de febrero. También se verá quién es el próximo retador al cetro de las 185 lbs. cuando Nate Marquardt se enfrente a Chael Sonnen.

La pelea central debió haberse dado en el UFC 17, en el año 1998, pero Couture tuvo una lesión que lo obligó a declinar el combate. Hoy, 12 años después, estos gladiadores de mil batallas se verán las caras por primera vez en un octágono.

 

Por Emiliano Cándido

Por primera vez en la historia dos integrantes inducidos al salón de la fama se medirán en un evento de UFC. Randy Couture y Mark Coleman serán los indicados para la pelea estelar de la velada que se disputará el sábado 6 de febrero. También se verá quién es el próximo retador al cetro de las 185 lbs. cuando Nate Marquardt se enfrente a Chael Sonnen.

La pelea central debió haberse dado en el UFC 17, en el año 1998, pero Couture tuvo una lesión que lo obligó a declinar el combate. Hoy, 12 años después, estos gladiadores de mil batallas se verán las caras por primera vez en un octágono.

De estilos similares, ambos ya han tenido un encuentro de wrestling en el año 1989 cuando Coleman consiguió el triunfo por apenas un punto. Tomando esos datos de hace tanto tiempo como referencia podríamos consignar a Mark como el favorito, pero por lo mostrado a lo largo de sus carreras la balanza se inclina ligeramente para su rival.

Couture (17-10) está más acostumbrado a bajar de peso y marcar las 205 lbs. necesarias para la categoría de los semipesados. Con sus 46 años a cuestas, la experiencia tomada de peleas anteriores sumado a su contextura física hace que no sea un problema para él.

En cambio Coleman (16-9) es un novato en esto de cortar peso, ya que sólo tiene dos peleas en esta división.

En el combate en sí ambos tienen estilos muy similares. Mark es considerado “el abuelo del golpeo al ras del piso”, mientras que Randy ha aprovechado esa estrategia trazada por su rival para hacerse 3 veces con el cinturón de los pesados y dos con el de los semipesados.

Quizás la gran diferencia esté en la resistencia física y el boxeo en el clinch. Allí Couture saca amplias ventajas y puede poner en problemas a su oponente con el correr de los minutos.

En los pesos medianos Nate Marquardt intentará seguir con su paso arrollador cuando se enfrente con Chael Sonnen. Esta pelea determinará al siguiente retador al título que disputarán Anderson Silva y Vitor Belfort el 10 de abril en Abu Dhabi.

Marquardt (32-8-2) ha mutado completamente su estilo y se ha hecho un golpeador agresivo con una gran base en wrestling que lo ayuda a llevar las acciones del combate a la situación que le parezca más conveniente.

Por su parte Sonnen (25-10-1) es específicamente un wrestler que se encarga de dominar a su rival en el piso pero que no suele conseguir finalizaciones.

La pelea es muy favorable a Nate desde el principio. Al haber mejorado sensiblemente en el intercambio de golpes tiene esa gran ventaja desde el inicio. Pero también puede contrarrestar los ataques de su rival debido a que su defensa de derribos es muy buena.

En las 170 lbs. Mike Swick buscará volver a la senda del triunfo cuando se enfrente con el brasileño Paulo Thiago en una pelea en la que se mezclan muchos estilos tanto en el piso como de pie.

Swick (14-3) se hizo un nombre en UFC por la velocidad de sus puños y la precisión de sus impactos, mientras que Thiago (12-1) es mucho más calculador y tiene la mano más pesada. A pesar de eso, Mike usa muy bien sus rodillas y patadas mientras que esa no es un arma de Paulo.

En el piso también hay grandes diferencias. El ex TUF 1 tiene un wrestling agresivo con el cual domina posiciones y lastima a su rival. Por su parte el brasileño está muy cómodo con su espalda en el piso y tiene la capacidad para conseguir buenos estrangulamientos frontales. Esto hace pensar que los derribos de Swick tienen que ser desde el clinch para evitar caer en una guillotina.

Si de grandes exponentes del Brazilian Jiu Jitsu y de grappling se habla, Demian Maia y Dan Miller pueden dar una de las mejores batallas en el piso de los últimos tiempos.

Maia (11-1) viene de perder por nocaut ante Marquardt y por eso busca redimirse. Para eso se enfocará en su rival y en su estrategia. ¿Cuál es? Fácil: derribar y pelear en el suelo.

Miller (11-2, 1 NC) tiene la capacidad de poder pelear en el piso ante cualquiera, pero en esta caso estamos hablando de Maia que supera el nivel de la mayoría de los especialistas en el mundo. Por eso deberá evitar los derribos, mantenerse de pie e intercambiar golpes ya que allí posee una gran ventaja.

La primera pelea del PPV será entre dos veteranos que buscan seguir con vida en una división que ya les ha dado sus oportunidades. El ex campeón Matt Serra se enfrenta con el dos veces retador Frank Trigg.

Serra (16-6) viene de capa caída ya que no consigue una victoria desde su resonante nocaut técnico sobre Georges St. Pierre, allá por el 2007. Por lo que tiene que recuperar confianza y eso lo conseguiría si puede hacer lo posible para derribar y someter a su rival.

Trigg (19-7) tampoco dio muestras de su valía en sus últimas presentaciones y viene de caer en menos de dos minutos con Josh Koscheck. Lo que deberá aprovechar Trigg es su buen clinch y castigar al cuerpo a Serra. La otra opción es que lo lleve al piso y lo controle allí, pero sería muy peligroso tener a un exponente del BJJ como Matt con la espalda en el suelo.

Spike TV volverá a transmitir dos combates preliminares que serán con límite de pesos livianos.

El ganador de TUF 6, Mac Danzig (19-7-1), viene de tres derrotas consecutivas por lo que su continuidad en UFC pende de un hilo. Para seguir tendrá que vencer al complicado Justin Buchholz (9-4) en una pelea que puede ser de las mejores de la noche.

En cuanto a choque de estilos tendremos uno que puede sacas chispas. “El joven asesino” Melvin Guillard (41-9-3, 1 NC) le intentará dar una dura bienvenida al brasileño Ronys Torres (18-1) en lo que promete ser un combate entre un striker y un grappler. Pero en el que ninguno de los dos dará el brazo a torcer fácilmente.

Las que quizás no se transmitan tiene un gran atractivo ya que hay muy buenos choques y todos los peleadores ingresarán al octágono con una sola meta en mente: salir con su brazo en alto.

Siguiendo en los pesos livianos, Phillipe Nover (6-2-1) llamado a ser uno de los campeones futuros en UFC, se juega su estadía en la empresa ante el siempre complicado Rob Emerson (10-8, 1 NC). Un combate que es el gran candidato a ser el mejor de la noche ya que ambos van con todo para adelante y nunca dejan de entretener al público.

En los pesos semipesados, Brian Stann (8-2) intentará darle otra dura bienvenida a un debutante en UFC. En su último combate fue Rodney Wallace, ahora el elegido es Phil Davis (4-0) quien también llega invicto y con pergaminos semejantes a los de Wallace. Stann ha mejorado mucho desde su inclusión al campo de entrenamiento de Greg Jackson además de que mostró una gran frialdad en sus últimos combates.

Dos peleas de peso pesados serán las que den comienzo a este UFC 109.

Tim Hague (10-2) intentará recuperarse del nocaut más rápido de la historia cuando se enfrente a Chris Tuchscherer (17-2, 1 NC) que viene de perder (¿injustamente?) frente a Gabriel Gonzaga luego de que “Napao” le diera un golpe bajo. Duro choque para ambos pero tendrá mucha acción.

La primera de la noche verá el regreso de uno de los apellidos más ilustres de la historia del deporte a un octágono. En este caso Rolles Gracie (3-0) intentará dejar bien parados a sus antecesores cuando se mida con Joey Beltran (10-3) quien viene de noquear a Houston Alexander.

Una noche llena de gente que busca solidificar su legado, pero con otra que lo quiere empezar a construir.

Couture y Coleman, de 46 y 44 años respectivamente, ya no tienen nada que demostrarle al mundo de las artes marciales mixtas. Pero esta puede que sea su última gran oportunidad y que una victoria los deje a pasos del cinturón de campeón.

Las fichas ya están jugadas, las historias ya se conocen. Las leyendas se miden en el octágono y la nostalgia de ver a estos dos grandes enfrentarse es mucha. Si a eso le sumamos que vuelve el apellido Gracie a un octágono podemos decir que el pasado ha vuelto y que sólo queda esperar por un futuro aún mejor.