Skip to main content

Campeones indiscutibles: De la WEC al UFC

La franquicia World Extreme Cagefighting (WEC) adquirida por el UFC en el año 2006, puso sus energías en desarrollar las
categorías de peso ligeras y sus frutos están a la vista con cuatro campeones
en vigencia: Benson Henderson (155lbs), José Aldo (145lbs), Dominick Cruz (135lbs), Demetrious Johnson (125lbs). 

Benson, uno de los que ha vestido ambos cinturonesReed Harris y
Scott Adams pueden estar más que orgullosos con el proyecto que idearon a fines
de los años 90, una franquicia que vio crecer a estrellas desde el amateurismo
al profesionalismo, acompañando su evolución desde los primeros pasos.

Benson Henderson, el flamante campeón de peso ligero
que estará defendiendo su corona el 8 de diciembre frente a Nate Díaz, es un producto de la WEC como los es también el retador.
Benson perdió título de las 155lbs a manos de Anthony
Pettis
en el WEC 53, el combate recordado
por la patada voladora de Pettis, sacada de una película de Jackie Chan. Cuatro
meses más tarde, Henderson debutaba en el UFC y consiguió su primera victoria
en las ligas mayores frente a Mark Bocek. En el UFC on FOX 5, Henderson irá por su
segunda defensa frente a Díaz, un rival difícil de emular en los
entrenamientos. Nate es un especialista en el ¨jarabe mandibular¨ dentro de la
jaula, insultando y toreando a sus rivales para sacarlos de concentración.
Henderson, no ha dejado nada librado al azar y hasta le ha pedido a sus
compañeros que imiten a Díaz en todos sus gestos y vicios: ¨Lo que más me costó,
para ser honesto, fue mantenerme calmo y no entrar en el juego de mis
compañeros cuando hablan basura en la jaula. Cuando alguien me insulta,
generalmente trato de defenderme de igual modo. Soy muy emocional. He estado
trabajando para mantener la compostura y seguir siendo técnico ante la
provocación¨ explicaba Henderson haciendo referencia a ese aspecto de la
batalla psicológica.

Dominick Cruz y José Aldo también han sido
campeones de sus respectivas categorías en la WEC antes de migrar al UFC. Aldo
ha puesto en juego su cinturón de las 145lbs en tres oportunidades y nadie ha
podido siquiera estar cerca de arrebatárselo. El brasileño es un verdadero
fenómeno que no ha perdido una sola pelea en los últimos siete años, una hazaña
sólo comparable con la de su compatriota Anderson
Silva. Aldo
incursionó por necesidad en las Artes
Marciales Mixtas
(MMA por sus siglas en inglés) luego que su
sueño de ser futbolista profesional se frustrara. El jiu-jitsu cambiaría su
vida y fue el primer acercamiento al deporte que le cambiaría su vida, las MMA. Aldo pasó de vivir en el gimnasio y alimentarse de lo que
le proveían sus compañeros de entrenamiento a ser una de las caras más
reconocidas de las MMA brasileñas. Todo
eso de la noche a la mañana.

Dominick Cruz es otro
talento surgido en la cantera de la WEC. Es difícil de dimensionar los logros
de un atleta que sólo posee una derrota, frente a nada menos que Urijah Faber, en 20 combates como profesional. Dominick ha limpiado a
toda la división de peso gallo de la WEC y su recorrido no parece detenerse en
el UFC. Dominick posee notables victorias sobre Urijah Faber, Demetrious
Johnson, Joseph Benavidez, Brian Bowles, Ian McCall, entre otros,
todos ellos contendientes o ex contendientes en algún momento de sus carreras. Renan Barao, el campeón interino, es el único contrincante que asoma
para desbancar o poner en aprietos a Cruz. El oriundo de Natal, Brasil tiene un
récord que impone respeto 29-1 con un inédito invicto de 30 peleas, una de las
rachas más largas en la historia de las MMA.

La adaptación al
UFC no ha sido para todos igual. Algunos campeones de la WEC como Mike Brown o Miguel Angel Torres no han podido
encontrar la regularidad y el éxito que han sabido tener en aquella
organización. Llegar a la cúspide es todo un logro, mantenerse allí es el gran
reto para todo atleta que desee pasar a la posteridad.