Skip to main content
/themes/custom/ufc/assets/img/default-hero.jpg

Bisping salva el orgullo inglés

 

<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" /> 

El 02 Arena de Londres fue colmado por 17,133 almas fervorizadas, marcando un récord histórico al convertirse en el noveno evento con mayor asistencia en la historia del UFC y récord de asistencia en Europa.

 

Michael “El Conde” Bisping fue el único luchador inglés victorioso en la carta principal de la velada frente al japonés “Sexiyama” Yoshihiro Akiyama. Los otros dos peleadores ingleses, John Hathaway y Dan Hardy, fueron derrotados de forma convincente a manos de dos experimentados guerreros norteamericanos. El primero, se marchó con el sabor amargo de la derrota luego de haber sido superado ampliamente por Mike Pyle, mientras que Hardy fue noqueado de un solo golpe por Carlos Condit.

 

Bisping sacó a relucir toda su capacidad frente a un Akiyama un tanto estático pero siempre peligroso por el poder de su mano derecha. En los primeros segundos del combate, el inglés parecía cometer los mismos errores que lo llevaron a ser noqueado por Dan Henderson, desplazándose para atrás atrás y hacia su izquierda, directamente en dirección a la mano fuerte de su rival. El japonés, con su postura de judoka, y escaso movimiento lateral, logró conectar a su rival en los primeros segundos del combate con un poderoso boleo de derecha que conmovió al inglés quién supo mantenerse sereno y recuperar los sentidos:

 

“Definitivamente conectó. Fue un gran golpe. Me golpeó en el inicio del combate y tuve que recuperarme. Tuve doble visión por unos segundos”.

 

El último round fue todo para el inglés que, con una impecable condición física, logró conectar con su jab de manera inteligente, con rápidas transiciones de la corta a la larga distancia. Akiyama parece tener dificultades físicas para sobrellevar los últimos minutos de los combates, vitales a los ojos de los jueces.

 

Bisping careció de la potencia necesaria para acabar con su oponente antes del límite reglamentario, dejando la decisión del pleito en manos de los jueces quienes decidieron en forma unánime a su favor. “El Conde” es cuestionado por sectores de la prensa especializada que ponen en duda la potencia de sus golpes y su imposibilidad de acabar los combates por la vía rápida. Esta “carencia de poder” que pueden llegar a percibir los críticos más rigurosos tiene que ver con su estilo de pelea: movimientos constantes en puntas de pie que dificultan la transmisión de potencia desde los miembros inferiores hacia la parte superior del tronco. El poder de noqueo parecería ser una habilidad natural de ciertos luchadores, aunque es posible pulir ciertos detalles técnicos para obtener mejores resultados. Michael tendrá que trabajar en este aspecto con sus entrenadores para ganar contundencia y silenciar a los críticos más escépticos.

 

Con esta victoria Bisping espera poder enfrentar nuevamente a Wanderlei Silva para vengar su última derrota:

 

“Me encantaría enfrentar nuevamente a Wanderlei, definitivamente. Hasta consideraría ser entrenador en el reality show -The Ultimate Fighter- y enfrentarme a él.”